19/11/19

Fascismo neoliberal. El laboratorio catalán

Al fascista, actual o del siglo pasado, el fascismo le sienta bien, le sienta, vamos, de maravilla. En este aspecto no hay ninguna diferencia entre ambos. El fascismo es como una droga y crea adicción. Los fascismos nunca desaparecen solos. Hay que derrotarlos y someter a la población fascista a un duro régimen de desintoxicación. Esto es lo que ocurrió tras la derrota del eje fascista en la 2ª GM.

El fascismo neoliberal es un fascismo inoculable y por tanto es un fascismo de laboratorio.

https://www.youtube.com/watch?v=D6lVzWnGGi4

 Caída del modelo chileno y golpe fascista en Bolivia


R. Bolaño (La literatura nazi en América): “Ramírez Hoffman era un poco raro, medio rayado y con explosiones inesperadas, pero cumplidor como pocos en su lucha contra el comunismo. Un oficial del Ejército que participó con él en algunas actividades de represión en Santiago incluso va más lejos y afirma que Ramírez Hoffman tenía toda la razón del mundo cuando decía que no había que dejar vivo a ningún prisionero a quien previamente se hubiera torturado: «tenía una visión de la Historia, cómo le diría, cósmica, en permanente movimiento, con la Naturaleza en medio de todo, devorándose y renaciendo que daba asco, pero brillante como un portento, señor…».”

Fases del golpe
Audios preparando el golpe en Bolivia
Heridos y muertos por las balas de los helicópteros
Helicoptero disparando por la noche a los manifestantes
Helicóptero dispara inesperadamente
Buelos rasante de un caza para amedrentar a los manifestantes
Trasladando en bicicleta heridos baleados por helicóptero.
Más helicópteros
motero del comité cívico
Balaceras en Cochabamba
Comités cívicos denigran a mujer masista
Moteros de los comités cívicos agreden a indigenas

El reciente golpe de estado en Bolivia es un ejemplo del nuevo fascismo. Con la gran depresión monopolista la era del crecimiento impulsado por las exportaciones ha terminado en gran medida para las economías del tercer mundo. La desaceleración del crecimiento económico mundial, junto con el proteccionismo en los Estados Unidos contra los exportadores exitosos del tercer mundo, que incluso podrían extenderse a otras economías metropolitanas, sugiere que la estrategia de depender del mercado mundial para generar crecimiento interno se ha agotado. Las economías del tercer mundo, incluidas las que tuvieron mucho éxito en la exportación, ahora tendrían que depender mucho más de su mercado interno para salir adelante. Tal transición es la que intentaba el gobierno de Evo Morales. Nacionalizar los recursos, promover la agricultura campesina doméstica, defender la pequeña producción, avanzar hacia formas cooperativas de producción y garantizar una mayor igualdad en la distribución del ingreso, todo lo cual necesita cambios estructurales importantes. El modelo boliviano, con índices de crecimiento económico envidiables (además de los otros índices de salud, educación, redistribución, calidad de vida, etc.) se contraponía totalmente con el agotado modelo chileno.

https://www.youtube.com/watch?v=HMBuOtmv5R8

En Chile está amaneciendo con fuerza una nueva primavera latinoamericana. El levantamiento popular chileno puede arrastrar levantamientos similares en todo el ámbito suramericano. Esto aterroriza al capital monopolista neoliberal.

Fueron ONGs neoliberales como el Centro de Estrategias y Acción No Violenta Aplicada (Canvas), la NSA y la CIA, al servicio de los grandes grupos multinacionales, las que apoyaron, adoctrinaron y financiaron a los grupos fascistas (y los separatistas cruceños) y racistas bolivianos que atacaban y escarnecían a las mayorías indígenas y a los sectores que los defienden. La Argentina de Macri había permitido en 2018  la instalación de una base USA en Jujuy, en la misma frontera norte con Bolivia, base cuya única función era la de  introducir personal, asesoramiento, dinero y armamento para los golpistas.

Están en juego los recursos naturales de Suramérica (Bolivia posee las primeras reservas de litio del mundo, seguida de Chile), pero sobre todo están en juego los modelos y las ideologías que los sustentan.

El golpe fascista contra Bolivia se precipitó a causa del estrepitoso e inesperado fin del laureado modelo neoliberal chileno. Se trata de avisar a los chilenos, a los suramericanos y en general a todo el mundo, de lo que le ocurre a un país que intente escaparse del corsé neoliberal de la 2ª Globalización monopolista.


La precipitación ha puesto en evidencia la chapuza golpista (con apagón informativo secundado con el de internet, un decreto de amnistía ex ante para los militares para que no dudaran en apretar el gatillo, cazas sobrevolando las manifestaciones y helicópteros gaseando y baleando a los manifestantes, con secuestros, desaparicidios, incendios de casas de indígenas, rapado y cubrimiento con pintura roja de autoridades indígenas, etc.), una caza de brujas que ha conducido al arresto de antiguos dirigentes políticos, periódicos cerrados, periodistas encarcelados por sedición, etc.

1ª Globalización y estado del bienestar (1870-1914)


El período de la primera globalización abarca unos 40 años. Desde inicios de la década de 1870s hasta la 1ª Guerra Mundial, el comercio, la movilidad del capital, y la migración de personas a través de las fronteras alcanzó unos niveles que el mundo no volvería a ver hasta mediados de la década de 1980.

A diferencia de la actual globalización, la primera globalización era un terreno sólo apto para grandes firmas industriales y grandes conglomerados financieros. Constituía un marco exclusivo para el gran capital. La reacción en contra de la primera globalización aunó a todos los sectores que quedaban marginados y resentidos frente a las ventajas y privilegios del capitalismo globalizado.

A diferencia de la actual carrera hacia el fondo en servicios públicos, reformas laborales, regresión fiscal y destrucción medioambiental, los años de la primera Globalización fueron, por el contrario, los del inicio de la construcción del “estado del bienestar”. Durante esta época aparecieron las primeras legislaciones e instituciones de protección social, de inspección laboral, la semana de 6 días, la jornada de 10 horas, ayudas a las familias, las pensiones de jubilación, los impuestos sobre la renta, los impuestos sobre la inversión extranjera, etc. En 1884 Bismark introdujo la ley de seguro de accidentes industriales y en 1898 se aprobó en Francia una ley similar. En España el gobierno conservador de Maura en (1907-09), propició una incipiente legislación laboral (ley de descanso dominical, ley de huelgas, ley sobre las condiciones de trabajo de mujeres y niños, …) que tuvo su máxima expresión en la creación del Instituto Nacional de Previsión antecedente de la actual Seguridad Social.

Estas nuevas leyes fueron temas fuertemente debatidos en los parlamentos. En estos debates, los que se oponían a tales medidas aducían (como en la actualidad) que la introducción de tales reformas debilitaría la competitividad de la economía del país y que los impuestos sobre el capital no se podrían cobrar porque el capital se deslocalizaría a zonas de imposición más benignas. Sin embargo, las legislaciones progresistas avanzaron y se aprobaron una tras otra en la mayoría de estados europeos. Por otra parta, la capacidad “deslocalizadora” del capital era mucho menor que en la actualidad y aunque las amenazas eran ciertas, en pocos casos acababan materializándose.

En realidad, el transfundo de esta construcción de los cimientos del llamado Estado del Bienestar era la formulación de un pacto no declarativo entre los dirigentes de la clase obrera nacional y los grandes monopolistas “nacionales”. Los primeros con los ojos puestos en la patria y los segundos en la sangre al servicio de la defensa o conquista de más cuotas en el mercado global.

Lenin postulaba en su libro “El imperialismo, fase superior del capitalismo”, que la 1ª globalización implicaba una lucha soterrada entre grandes monopolios nacionales con intereses internacionales capaces de arrastrar a sus países y parlamentos a la guerra en orden a mejorar sus posiciones en la escena de la competencia global.

La 1ª Globalización también significó la primera financiarización globalizada. La internacionalización bancaria se vio reforzada por la estabilidad macroeconómica garantizada por el patrón oro. Desde la década de 1870s, el establecimiento de bancos completamente especializados en el negocio internacional se complementó con el rápido aumento de la internacionalización de los grandes bancos de depósitos sobre todo de Gran Bretaña, Alemania y Francia. El surgimiento del negocio bancario de divisas favoreció la extensión de las redes interbancarias mundiales basadas en relaciones de corresponsalía y el surgimiento de innovaciones financieras en la gestión de la liquidez internacional, tales como los descubiertos, transferencias telegráficas y obligaciones del tesoro.

El factor crítico de la globalización bancaria fue la decisión de los bancos de operar a partir de inversiones directas en el extranjero (ya sea en nuevas instalaciones o a través de adquisiciones) con el fin de localizar parte de sus actividades en países extranjeros, en lugar de dar servicio a sus clientes (tanto extranjeros como nacionales) desde la casa matriz o a través de corresponsalías.

La internacionalización bancaria se vio reforzada por la estabilidad macroeconómica garantizada por el patrón oro. Desde la década de 1870s, el establecimiento de bancos completamente especializados en el negocio internacional se complementó con el rápido aumento de la internacionalización de los grandes bancos de depósitos sobre todo de Gran Bretaña, Alemania y Francia. El surgimiento del negocio bancario de divisas favoreció la extensión de las redes interbancarias mundiales basadas en relaciones de corresponsalía y el surgimiento de innovaciones financieras en la gestión de la liquidez internacional, tales como los descubiertos, transferencias telegráficas y obligaciones del tesoro.

El 1914 se declaró una crisis financiera global, muy semejante a la que se produciría en 1929. En la semana del lunes 27 de julio se desplomaron el mercado de divisas y el mercado de descuento de la City, y la Bolsa de Valores de Londres tuvo que cerrar el viernes 31 de julio permaneciendo cerrada durante cinco meses. Se formaron largas colas frente al Banco de Inglaterra para cambiar billetes de banco por monedas de oro. Pero el martes 4 de agosto Gran Bretaña entró en guerra e infusiones masivas de liquidez por parte del banco central y una "moratoria general" sobre los pagos lograron detener la crisis. Como en el caso de la crisis del 29 sería la guerra la que acabaría encarrilando a la crisis financiera.

Nacionalismo económico  y fascismo



El nacionalismo económico y la domesticación del capital fueron una reacción defensiva frente al avance socialista ante la crisis de la Primera Globalización y la guerra.

Durante los años de la guerra un nuevo nacionalismo surgió por todas partes, con creciente intervencionismo estatal. Los presupuestos públicos se hincharon, los impuestos aumentaron y por primera vez impactaron en los negocios de las multinacionales. Muchos lucrativos negocios, hasta entonces en manos privadas empezaron a ser considerados sectores estratégicos susceptibles de intervención estatal (comunicaciones, electricidad, ferrocarril, etc.). La guerra trajo consigo restricciones en el comercio y los movimientos de capital internacional y GB se vio obligada a suspender el patrón oro con la consecuente desestabilización de las finanzas internacionales.

Otra de las causas del retraimiento nacionalista del gran capital fue la revolución en Rusia y el peligro de su extensión internacional. Cuando empezó la guerra los zaristas ya se habían apropiado de las inversiones germanas en su territorio. Con la revolución la mayoría de las inversiones extranjeras en el país fueron expropiadas (el 90% del sector eléctrico ruso estaba en manos extranjeras).

La misma guerra implicó una considerable redistribución de la riqueza por la gran destrucción de propiedad y el aumento de los salarios. Además, el colapso de los imperios ruso, alemán, austro-húngaro y otomano creó un sinfín de nuevas fronteras políticas con profundas consecuencias para los negocios financieros e industriales multinacionales.

Con la paz y el papel preponderante de los EEUU como substituto de Gran Bretaña en la arena mundial, se produjo una cierta revitalización de la 1ª globalización, pero el crac de 1929 y la Gran Depresión subsiguiente acabaron definitivamente con ella.

La reacción nacionalista a la Gran Depresión causada por la crisis de la 1ª Globalización implicaba aumento del gasto público para aumentar la demanda del mercado interior. Esto podía financiarse con impuestos al capital (si aumentas los impuestos a los trabajadores la demanda no aumenta) o con déficits públicos.

Pero si el sistema económico se vuelve dependiente del estado para promover el empleo directamente, entonces este hecho socava la legitimidad social del capitalismo.

Ante la amenaza socialista (sobre todo tras la revolución rusa) el capital empezó a apoyar a grupos nacionalistas fascistas que achacaban a los no nacionales y a los comunistas la culpa de la crisis.

Los grupos y asociaciones fascistas se generalizaron, pero solo en algunos casos se acabaron constituyendo estados fascistas (Italia, Japón, China, Alemania, Rumania, Grecia, Hungría, etc.) que en general optaron, para poner fin a la depresión y el desempleo mediante una política de gasto público, déficit y gasto militar  y grandes infraestructuras, financiado con préstamos gubernamentales. El primer fascismo fue pues una forma capitalista de superar la crisis de la 1ª Globalización, fue un fascismo contra la globalización, nunca fue un fascismo para mantenerla.

El capitalismo, a la defensiva, se domesticó, se re-nacionalizó. El nacionalismo económico y el fascismo sustituyeron al liberalismo. Tras la guerra los altos presupuestos estatales no menguaron. La progresividad fiscal se mantuvo y las conquistas sociales se consolidaron y fueron en aumento. Los salarios reales aumentaron. Las nacionalizaciones y municipalizaciones se generalizaron. La presión fiscal cayó sobre las filiales de las multinacionales que además no disponían aún de la enorme red de paraísos fiscales actual. El crédito quedó estrictamente regulado. El proteccionismo, los controles sobre la especulación y la circulación de capitales, etc., fueron desmontando uno tras otro los pilares básicos de la primera globalización neoliberal.

La 2ª Globalización


Pero la tendencia inherente del capitalismo hacia el monopolio volvió a engrasar los motores para una nueva globalización, esta vez a una escala mucho mayor.

En la 2ª Globalización las corporaciones multinacionales han cambiado, han escapado por completo a su crisálida nacional y son criaturas globales. Además de la clásica deslocalización las firmas transnacionales están externalizando la mayoría de sus operaciones. Desintegran el proceso de producción y lo subcontratan a uno o varios proveedores independientes, manteniendo el control efectivo sobre el proceso global de producción. En este caso, las ventajas en cuanto a "responsabilidad" y costes son evidentes. La corporación se desentiende de las fechorías laborales y medioambientales de sus subcontratados.

Si las multinacionales de 1ª generación eran capaces de evadir ciertos impuestos, las actuales firmas monopolistas transnacionales pueden evadirlos prácticamente todos. Además, a diferencia de la deslocalización, la externalización permite evadir impuestos, eliminando la partida "inversión exterior directa", haciendo desaparecer los flujos de capital en forma de “repatriación de beneficios” (que habría que declarar). Los beneficios (rentas de monopolio) se capturan manipulando los precios de los inputs y los outputs, es decir, los “valores añadidos” de la cadena de valor, a favor de la corporación dominante. Los beneficios, "aparecen" mayoritariamente en ciertos eslabones de la cadena, convenientemente situados en paraísos fiscales (ausentes en la primera globalización). En realidad, la firma "aflora", a su voluntad y conveniencia, los beneficios que le interesa declarar, fundamentalmente por razones de relaciones públicas.

La famosa “libre competencia” del mercado neoliberal no es el oxímoron de la competencia entre los monopolios (competencia monopolista, sic!) si no la hiper-competencia entre los subcontratados y los trabajadores.

La realidad que se pretende ocultar es que las actuales estructuras de valor globales son cada vez más asimétricas: los cuarteles generales de las grandes corporaciones capturan la mayoría del “valor” (rentas de monopolio) mientras que el resto de la cadena de valor (externalizada), enfrentada al poder monopsónico comprador de la multinacional, se ve obligada a competir de forma suicida para acceder a las migajas que ha dejado la matriz. Al margen de estas grandes corporaciones globales no quedan más que zombis empresariales subcontratados compitiendo a muerte entre sí y siempre al borde de la bancarrota.

En la actualidad nada escapa al control y al abuso de los monopolistas. Cualquier sector industrial, financiero o de servicios está sometido a unas pocas firmas globales que controlan todo el mercado. Resulta difícil imaginar un sector que aún no haya caído en las redes de un monopolio.

Aunque se presenta como un mundo lleno de oportunidades para todos, en realidad es más exclusivo y excluyente que el mundo de la primera globalización. Durante la 1ª globalización, existían grandes firmas monopolistas que gozaban de enormes ventajas. Pero estas firmas no lo abarcaban todo. En realidad, eran una minoría que dominaba ciertos sectores de forma más o menos exclusiva, pero la mayoría de los sectores seguían aún sin grandes firmas ni grandes monopolios acaparadores. Se podía vivir y trabajar al margen de la globalización.

En la actualidad la inmensa mayoría de los negocios no monopolistas, pequeños o grandes, PYMEs o micro empresas, son simples subcontratistas subordinados de los monopolistas globales. La financiarización coadyuva la rápida formación de monopolios globales en sectores nuevos y en cuestión de meses cuando no de días. El único futuro que espera a una firma globalizada es el de convertirse en un monopolio o el de ser absorbida por un monopolio. Es a lo que juegan las famosas startups de los nuevos emprendedores.

Así pues, en la 2ª Globalización las corporaciones multinacionales han cambiado, han escapado por completo a su crisálida nacional y son criaturas globales. No hay necesidad sustancial de los estados, sus presupuestos y sus jóvenes trabajadores/soldados para dirimir sus diferencias competitivas. Los estados se especializan para ofrecer sus servicios a las grandes transnacionales. EEUU suministra su poder militar, Israel su especialización en operaciones especiales, Reino Unido y la City su especialización en finanzas, etc., mientras que China y el sudeste asiático ofrecen espacio gratuito para la explotación laboral y la contaminación indiscriminada. Es mucho mejor aliarse para desmontar y destruir toda obra social que sobrepase los mínimos administrativos necesarios para sus negocios (incluso en sus países de origen) que pagar impuestos para mantener formaciones estatales que resultan más bien rémoras obsoletas que palancas útiles para auparse a las posiciones monopolistas globales.

Los estados actuales deberán ajustarse a un corsé de mínimos, los mínimos absolutos básicos que los apátridas monopolios globales consideren necesarios en cada momento para su operativa y negocio. La tan cacareada “Comunidad Internacional” representa en realidad un rebaño cada día más desmejorado, pastoreado por las grandes firmas monopolistas globales para que se mantenga por doquier el orden capitalista globalizado que conviene a sus intereses.

Crisis de la 2ª Globalización 


En la segunda globalización los impuestos recaen casi exclusivamente sobre la clase trabajadora cuyos salarios reales no hacen más que reducirse día a día a golpe de flexi reformas laborales. Además, a diferencia de su antecesora, la 2ª Globalización ataca las regulaciones y sistemas de protección social. Los monopolios globales ya no precisan de soldaditos nacionales para sus guerras. La polarización de la riqueza es cada vez mayor y la demanda agregada global colapsa.

Los episodios de sobreproducción se suceden cada vez con mayor frecuencia y amplitud hasta que el sistema entró en situación de crisis permanente de sobreproducción a partir de finales del siglo XX. Es lo que conocemos como la gran depresión monopolista. Los capitales no invertidos en la producción se van a la financiarización, y la especulación desenfrenada genera burbujas cada vez más colosales. El crac de 2008 fue el crac de la 2ª Globalización.

Para reflotar a la banca y estimular sus préstamos para reanimar la economía, los bancos centrales optaron por una política monetaria permisiva, bajando los tipos de interés o comprando obligaciones para mantener sus precios (quantitative easing). Pero incluso con tipos de interés negativos (el prestatario ha de devolver una cantidad menor a la que se endeudó) la economía real no remonta puesto que, aunque se a tipos muy bajos, los bancos solo prestan a clientes con recursos, es decir, a los ricos. Y los ricos emplean los préstamos, no en invertir, sino en especular, comprando inmuebles en las principales capitales del mundo, desde Barcelona o Londres, hasta Santiago de Chile o Bogotá, mejor aún, las grandes corporaciones utilizan los préstamos para comprase a ellas mismas sus acciones con lo que su valor en bolsa se multiplica (de ahí la impresionante escalada de los índices bursátiles de todo el mundo).

Pero frente al caos de la depresión monopolista ¿Es posible la vuelta a un mundo de tarifas y cuotas? ¿Es posible la emergencia de bloques regionales de inversión y comercio? ¿Es posible la vuelta al nacionalismo económico? ¿Es posible la vuelta de estados fascistas del tipo de los que aparecieron en el siglo XX?

Cuando se frenó la 1ª globalización, cuando se levantaron barreras contra las multinacionales, cuando se estableció un legislación anti-monopolios en EEUU, los monopolios controlaban sólo unos pocos sectores de la economía y no eran aún gigantones transnacionales. Los sectores económicos no monopolistas que constituyeron la base del nacionalismo económico eran aún mayoritarios, no eran subcontratas de los monopolistas. En la actualidad esta base ya no existe. No quedan nichos suficientes al margen del control monopolista global para plantear una alternativa “dentro del sistema”.

Por lo tanto, el colapso de la 2ª globalización será un colapso sin recambio posible dentro del sistema y representará el colapso global del sistema capitalista. La barbarie o el socialismo.

Características del fascismo neoliberal


Si bien en algunos aspectos el fascismo actual se parece al fenómeno de la década de 1930, existen notables diferencias entre los dos.

Al fascista, actual o del siglo pasado, el fascismo le sienta bien, le sienta, vamos, de maravilla. En este aspecto no hay ninguna diferencia entre ambos. El fascismo es como una droga y crea adicción. Es como una especie de escalera reservada para auparse socialmente. Los fascismos nunca desaparecen solos. Hay que derrotarlos y someter a la población fascista a un duro régimen de desintoxicación. Esto es lo que ocurrió tras la derrota del eje fascista en la 2ª GM.

Así pues, que nadie piense que el fascismo, una vez que ha penetrado en el seno de una sociedad y alcanzado el control de los mecanismos de poder del estado, puede desaparecer o auto disolverse por sí solo ante un cambian en las circunstancias. Que nadie espere que el fascismo catalán desaparezca si alguna vez consigue fundar su non nata República Catalana. De hecho al fascista catalán le sienta tan bien el fascismo, la sensación de poderío, de empoderamiento, de tener el control, de impunidad, de pertenencia a una tribu, de dominación de la otra parte sometida al silencio y al temor, el rápido, a veces meteórico, ascenso en la escala social, etc., que le importa ya bien poco conseguir el objetivo de la independencia (esto no acaban de pillarlo los negociadores de los partidos españoles que quieren formar gobiernos con sus votos).

Si bien en algunos aspectos el fascismo actual se parece al fenómeno de la década de 1930, existen serias diferencias entre los dos.

El fascismo del siglo XX formó parte de la reacción nacionalista frente a la crisis de la 1ª Globalización. En ningún caso este fascismo apoyó la Globalización si no que se configuró como una alternativa a ella.

En cambio, el fascismo del siglo XXI no cuestiona en ningún momento la globalización, sino que la defiende a ultranza achacando las causas de la crisis del sistema a los “otros” (indígenas, negros, inmigrantes, árabes, judíos, viejos, comunistas, no-nacionalistas, etc.) y en ningún caso propone o articula una alternativa a al actual funcionamiento del sistema capitalista.

El fenómeno fascista frente a la 1ª globalización fue un fenómeno esencialmente nacionalista, y a pesar de la afinidad entre los distintos estados fascistas no existió nada parecido a una internacional promotora del fascismo (La primera conferencia mundial de la internacional fascista se celebró en Montreux el 16 de diciembre de 1934, la segunda y última en 1935, resultando ambas un fracaso). Por el contrario, en el fascismo del siglo XXI existe una verdadera internacional constituida por los principales grupos monopolistas transnacionales y sus ONGs neoliberales (Open Society Foundation y sus innumerables filiales, USAID, NED, CANVAS, etc.), y agencias de inteligencia (CIA, la NSA, la israelí Unit 8200, el m16 inglés, etc.), a través de las cuales los grandes grupos transnacionales promueven el fascismo neoliberal dondequiera que los intereses del sistema se encuentren amenazados. Un elemento clave para la promoción y la introducción del fascismo neoliberal es el espionaje globalizado que realizan los grandes gigantes monopolistas de internet (Google, Microsoft, Facebook, Amazon, Aple, etc., junto a las agencias de inteligencia).

El fascismo neoliberal es un fascismo inoculado y por tanto es un fascismo de laboratorio. No se trata de productos en serie sino de productos de diseño, cuyos elementos, fases, etapas, etc., deben ajustarse lo mejor posible a cada objetivo. Se analizan, se perfeccionan, se someten a tests de eficacia en diversos laboratorios a lo largo y ancho del planeta.

Las fundaciones, ONGs y agencias de inteligencia, teorizan y diseñan cada uno de los elementos: las formas de implantación, las estructuras orgánicas, las operaciones y manifestaciones “no violentas”, la manipulación organizada de la sociedad civil, el financiamiento, la logística, el control de los medios, la propaganda, la manipulación de las redes sociales, las consignas, los relatos, el espionaje, etc., todo se prepara y se ensaya meticulosamente. Se analizan minuciosamente los errores y los fallos de las tentativas fracasadas y se estudian todas las experiencias de otros movimientos de masas para perfeccionar las estrategias y las tácticas para inocular con éxito la enfermedad en las sociedades objetivo, las que intentan apartarse del modelo neoliberal. Existen ONGs especializadas en inocular el fascismo y organizar golpes de estado llave en mano; es el caso de CANVAS y USAID con ya larga experiencia de revoluciones de colores y golpes de estado, a menudo exitosos, por todo el planeta.


Son básicamente fascismos políticos, no fascismos económicos. Los actuales estados fascistas no pretenden combatir la crisis inducida por la 2ª Globalización mediante un activismo fiscal para generar mayor demanda, producción y empleo. El nacionalismo económico ha desaparecido de sus programas. Por supuesto no tratan de doblegar a las multinacionales y hacerlas pagar impuestos. El fascismo neoliberal y los actuales estados fascistas no se oponen a la globalización, sino que forman parte intrínseca de la misma. Son fascismos neoliberales “a la Pinochet” al servicio de los monopolios transnacionales que entran en acción cuando aquellos perciben que en algún momento y/o lugar el juego democrático puede perjudicar sus intereses.

Los fascismos del siglo XX fueron movimientos mayoritarios en los que participó la mayoría de la población. En cambio, los fascistas del siglo XXI suelen ser minoritarios, pero con poder suficiente como para controlar y dominar al resto de la población. En realidad, es el fascismo el que les asegura el poder para doblegar a la mayoría por eso mantienen un estado de confrontación/guerra permanente con el objetivo de confundir a la población dando primacía a lo nacional-identitario-racial frente a lo social.

Las bases de los fascismos del siglo XX, sobre todo en sus momentos iniciales, fueron las clases bajas, obreros, lumpenproletariado, parados, clases medias bajas. Mussolini había sido miembro del Partido Socialista Italiano y el partido de Hitler se denominaba Partido Nacional Socialista. En cambio, en los fascismos neoliberales los dirigentes y las bases más radicales, desde buen principio, pertenecen a las clases más adineradas que viven en los barrios ricos de las ciudades o ejercen de caciques en las zonas rurales.

El fascismo neoliberal está a menudo en sintonía directa con las grandes corporaciones multinacionales y sus agencias de inteligencia norteamericanas, británicas o israelitas. Los golpes de estado suelen ser decretados, dirigidos, financiados y coordinados por dichas agencias y ONGs neoliberales (USAID, Fundaciones de Soros, etc.), que además ofrecen sus bancos de datos (Google, Facebook, Amazon, Microsoft, etc.) para espiar, denigrar o chantajear a sus oponentes, políticos, activistas dirigentes, sindicalistas, periodistas, etc. Combinan estos ataques con con cyber-ataques y campañas denigratorias por las redes que refuerzan las campañas en los medios tradicionales de comunicación que suelen controlar por completo.

Los ataques son coordinados. La OEA, los gobiernos en la órbita de los monopolios, Paraguay, Perú, Ecuador, Chile, etc., están colaborando con EEUU y la UE para implantar el fascismo en Bolivia. Se han visto centenares de helicópteros por el cielo de Santa Cruz cuando el ejército boliviano no posee más de una docena.

Desarrollan todo un arsenal de códigos, simbologías, eslóganes, lemas, informaciones deformadas, contenidos informativos sesgados, creación de identidades excluyentes, intolerancia, racismo, posicionamientos extremos frente al diferente y prejuicios difundidos por los medios de comunicación y reforzados a través de las redes sociales.

El fascismo del siglo XX fue un fascismo autoproclamado y orgulloso. El fascismo neoliberal es disimulativo. No pretende un partido único como fue siempre el caso en el fascismo del siglo XX. Participa en las elecciones a menudo divididos en varios partidos que compiten entre sí a ver quién es el más fascista. Tampoco pretenden un Estado de partido único, sino que mantienen un juego pseudodemocrático. El fascista del siglo XXI niega vigorosamente la evidencia del carácter fascista de sus posicionamientos y acciones atribuyéndolo sistemáticamente a sus opositores. Son fascismos disimulativos. El fascismo ruandés es ensalzado por National Geografic por que el 70% de los miembros del parlamento títere de Kagame son mujeres.

Por supuesto todos los fascismos manipulan y distorsionan la historia, idealizan una supuesta cultura propia que refuerce su identidad diferenciada para apropiarse del concepto de pueblo y hablar continuamente en nombre de este mientras atacan al no-pueblo, degradándolo moral y estéticamente (fregando con lejía los lugares por donde sus pasos mancillaron su territorio.), señalándolo y estigmatizándolo. https://www.youtube.com/watch?v=IKpSl2zp2Ac

Ocupación totalitaria de los espacios públicos con símbolos, banderas, consignas y lemas.
Uso de signos identificativos en la vestimenta, en las cuentas de watsapp, o Facebook, banderas, consignas y símbolos en los balcones, en las farolas, en las calles, en las vallas, en los puentes de las carreteras, etc., para excluir y atemorizar al diferente, una censura ideológica y etnicista que suprime la libertad de expresión de los disidentes, exclusión no solo simbólica, sino que conlleva un apartheid en la práctica, en la vida cotidiana, en la vida profesional, en el empleo, en la administración, en los medios de comunicación, en los medios de educación, en la cultura, etc.

Vivir bajo la dictadura independentista:
En Blanes contra los inmigrantes que se resisten a plegarse al independentismo:
En la universidad: .
Políticos no independentistas con escolta
Contra los policías no independentistas:
Adoctrinando a los niños en el fascismo:

Ocupación totalitaria de todos los escalones de la administración, de los sindicatos, de los colegios profesionales, de las organizaciones culturales, etc.

La búsqueda de la confrontación o tensión violenta permanente frente a un enemigo real o imaginario. Se trata de “procesos” y “marchas” que no admiten un paso atrás.

Intoxicación informativa utilizando trucos como las cuentas robots para controlar y manipular los centros de atención en las redes.

El ocultamiento y el silencio social del disidente que se ve obligado a cambiar de acera, a no significarse frente a la dictadura violenta del pensamiento único.

El señalamiento de los diferentes o disidentes, el bulling digital, los escraches, boicots, insultos, desprecios, pintadas en los comercios, automóviles o puertas de las casas. En los audios de los fascistas bolivianos preparando el golpe se recomienda señalar las puertas de las casas de los masistas, del partido de Evo Morales.

Organizaciones tribales perfectamente estructuradas y centralizadas dirigen y encuadran las actuaciones, manifestaciones, ocupaciones, etc.

Es fascismo del siglo XXI es un fascismo de teatro. Sus demostraciones, manifestaciones, confrontaciones con la policía, etc., son organizadas para crear una imagen “democrática” a favor en la escena internacional. A diferencia del fascismo del siglo XX, el fascismo neoliberal manifiesta una notable preocupación para conseguir la aceptación de la comunidad internacional. Organizan verdaderas demostraciones teatrales enfocadas a crear buena impresión “democrática” en el extranjero, presentándose como la mayoría oprimida por los que realmente sufren su opresión. Utilizan descaradamente el victimismo, exagerando con la propaganda y el control de las redes sociales la supuesta violencia de sus opositores. El recurso a los infiltrados, en esto en perfecta sintonía con el fascismo del siglo XX, aparece en todas sus manifestaciones.

Mientras que en el centro de Barcelona los independentistas parecían luchar a muerte con las fuerzas antidisturbios de la policía autonómica (puro teatro, el cuerpo de bomberos ejercía de comparsa y no acudía a sofocar los incendios de las barricadas para que pudiera lucir bien el enfado de los independentistas hasta el final de la función), en los cortes de autopistas de unos días después la misma policía autonómica y los bomberos hacían la vista gorda o ayudaban a los cortes de autopistas en incendios de neumáticos efectuados por grupitos de CDRs como muestran los vídeos.

El recurso a los infiltrados es superior al fascismo del siglo XX que lo utilizaron para alcanzar el poder. En el caso del fascismo neoliberal disimulativo se trata de un recurso permanente para mantener el disimulo.

Como en el caso de los fascistas del siglo XX los fascismos neoliberales crean organizaciones, escuadrones y comités de energúmenos como fuerzas de choque. Estas fuerzas de choque actúan dirigidas y coordinadas vía internet.

El fascismo catalán, un laboratorio de fascismo neoliberal



 Escamots Catalans Motards junto as Quim Torra


Jacinto Toryho (director de la revista anarquista  Solidaridad Obrera de 1937 a 1939 ): “La insurrección de Cataluña en 1934 tuvo una nota original: comenzó con una huelga general impuesta por el Gobierno contra la voluntad de los obreros que se negaron a hacer el juego a los innovadores. Pues tratábase de una innovación singularísima, ya que por primera vez en la Historia la huelga general la organizaba y dirigía el Poder público. Los ‘escamots’ de Dencás y Badía, armados hasta los dientes, los días 5 y 6 impusieron el cierre de fábricas, oficinas, bancos, tiendas, talleres. Mas no habían contado con la ‘huéspeda’: los trabajadores se negaban a complacerlos. En algunas fábricas cedían momentáneamente ante las armas exhibidas por los representantes de la coacción oficial, mas apenas éstos se alejaban, volvían al trabajo con más ahínco. Los medios de de transporte fueron paralizados merced a la elocuencia de las ametralladoras de que hacían alarde los hombres de Badía. /…/ En el feudo de Dencás /…/ se halló un montón de cenizas de papeles y documentos incinerados antes de escapar [tras el fracaso del golpe de estado secesionista], pero encontróse sin haber sido pasto de las llamas la lista firmada por Miguel Badía con los nombres de las personas que deberían ser fusiladas al día siguiente del triunfo allí donde se las encontrara y sin formación de causa. La mayoría de esos nombres eran militantes de la FAI y de la CNT. /…/

Acerca del ‘generalísimo’ de la insurrección separatista [Dencás] y de la Esquerra que la impulsó, escribió, en 1935, Joaquín Maurín [ex-secretario general de la CNT que se pasó a la facción antiestalisnista del marxismo], líder del Bloque Obrero y Campesino: /…/ “Dencás, jefe de la fracción de ‘Estat Catalá’, turbio en sus propósitos, no podía ocultar sus intenciones deliberadamente fascistas. Todo su trabajo de organización y toda su actividad política tendían hacia un objetivo final: un fascismo catalán. Su declaración de guerra a los anarcosindicalistas, sus ‘escamots’ de camisas verdes regimentadas, todo eso tenía un denominador común: el nacional socialismo catalán”».”

El fascismo disimulativo catalanista, junto al fascismo ruandés o el fascismo israelí (ambos modelos del fascismo disimulativo), se está convirtiendo en un verdadero laboratorio del fascismo neoliberal como ejemplo para machacar a los pueblos que intenten rebelarse contra el sistema capitalista de la segunda globalización. Para los fascistas latinoamericanos el fascismo dismulativo catalán constituye un manual de referencia de estrategias y tácticas para intentar blanquear el genocidio de las mayorías sociales que intentan resistirlo. El “procés” se ha convertido en un caso de estudio para el fascismo neoliberal globalizado.

Cataluña está plagada de espías, no solo rusos, sino de las agencias norteamericanas (CIA, NSA) que siguen de cerca el perfeccionamiento del modelo para implementarlo donde más les convenga.

Un audio de los fascistas de la región separatista de Santa Cruz donde preparaban el golpe en Bolivia parece sacado directamente del manual de consignas de los nacionalistas catalanes:

Es decir tenemos que presionar (apreteu) y a partir de junio de del 19 todos debemos considerar que este es un gobierno ilegítimo. ¿Ahora que tenemos que hacer? Marcar las casas (los catalanistas practican el marcaje inverso, llevan símbolos en la vestimenta y cuelgan carteles y banderas en sus fachadas para distinguirse de los disidentes sin marcas ni distintivos) de los masistas. Es bien sencillo. De noche, de día pintarle una “X” con cualquier color y listo e identificarlos. Evitar que lleven a cabo las elecciones, o si podemos a través del voto nulo, o de boicots, etc., se anulen las alecciones, no haya elecciones, e ir operativamente dentro de este plan a hacer un paro nacional (paro de país). Este paro nacional tiene que ser una pulseta (apreteu) tan poderosa con las instituciones de gobierno que les hagan reflexionar y nuestro siguiente paso será un levantamiento de la ciudadanía (manifestaciones violentas) porque no hay otra cosa

Aunque no se trata de un estado “independiente” fascista, el hecho de constituir una comunidad autónoma dotada de un estatuto con importantes competencias que incluyen un gobierno y un parlamento autonómico, una policía autonómica, recaudación fiscal propia, educación, sanidad, un tribunal de justicia, control de medios de comunicación públicos como varios canales de televisión, más de una docena de cadenas de radio, una docena de periódicos, además de multitud de revistas, una red de representaciones diplomáticas en el extranjero, etc., puede considerarse perfectamente como un caso de estado fascista neoliberal.

https://www.dolcacatalunya.com/2017/09/ya-no-duda-pruses-fake/

Cartel fake para justificar la supuesta "libertad"de propaganda de los no fascistas


Con el control de todas las palancas estatales e institucionales en sus manos, el fascismo disimulativo catalán se presenta como el más democrático del mundo. En el referéndum neo-fascista del 1de octubre de 2017, era tan evidente la manipulación que incluso llegaron a colgar pancartas fake llamando al voto negativo (no había ninguna  real). El Si ganó con más del 90% de los votos (tuvieron que inflar el voto negativo hasta el 7% para disimular), como suele ser el caso de los referéndums convocados por fascistas, referéndum fue un ensayo para un posible referéndum de autodeterminación en el futuro (en las zonas rurales, donde todos se conocen, la población acudió en masa a votar bajo la estricta vigilancia y supervisión de los CDR, alcaldes y caciques fascistas).


Escuadrones de JEREC desfilando por Monjuïc


El flirteo con el fascismo del nacionalismo catalán viene de antiguo. El 22 de octubre de 1933, miles de jóvenes uniformados con camisas verdes desfilaron en Barcelona desde la Gran Vía hasta el Estadio Olímpico de Montjuïc. Se trataba de una demostración de los escuadrones de las Juventudes de Esquerra Republicana – Estat Catalá (JEREC). El New York Times se hizo eco de la noticia al día siguiente refiriéndose al naciente fascismo catalán. Aquella misma semana paramilitares del partido nacionalista independentista Estat Catalá, asaltaron NAGSA, la imprenta donde se editaba el satírico “El Bé Negre” en represalia por unas caricaturas burlescas sobre dichos paramilitares.


Josep Dencàs y los Escamots del “Estat Catala”

Pero el fascismo catalán encontró su reflejo inmediato en el fascismo en la península que pronto recibiría el apoyo de los nazis y los fascistas italianos, razón por la cual el nacionalismo catalán abandonaría su deriva fascista inicial.

Origen del fascismo catalanista neoliberal


En 2011 cuando estalló el 15 M, las plazas de Madrid y Barcelona se llenaron a rebosar de indignados contra el sistema.


Madrid y Barcelona 15M


 Barcelona 15M 2011- Barcelona septiembre 2017

Ni una bandera española, ninguna bandera catalanista, y nuevas formaciones política en ciernes con capacidad de pasar por encima de la corrupta política pro-business neoliberal española y catalana.

A partir de entonces, el independentismo catalán empezó a encontrar respaldo en los foros neoliberales, sobre todo anglosajones (el Wall Street Journal de Rupert Murdoch, el Washington Post, propiedad de Jeffry Bezos de Amazon o el Financial Times), mientras la UE sometía sin piedad las aspiraciones de la nación griega, puestas en Syriza. Había que sustituir a los indignados contra el sistema neoliberal por nacionalistas separatistas indignados contra España.

Las clases pudientes catalanas vieron la posibilidad de enriquecerse a escala global separando a la región autónoma del resto de España y contando con el apoyo internacional que se les ofrecía ante la amenaza de una escalada de la izquierda. Contaban con reintegrarse rápidamente en los organismos, mecanismos y foros internacionales del capitalismo neoliberal globalizado.

El mecanismo para el catalexit era del más puro diseño neoliberal. Se aprovechaba una primera fase “autonómica” en la que la díscola minoría separatista en el gobierno (gracias a una ley electoral que les beneficia donde el voto rural cuenta el doble que el voto urbano), aprovechaba todos los mecanismos y recursos descentralizados (gobierno y parlamento autonómico, legislación autonómica, educación, sanidad, televisión, prensa y radio autonómicas, activos y empresas públicas cedidas, impuestos cedidos, policía, etc.) para preparar meticulosamente la secesión..

Los dirigentes nacionalistas convirtieron las elecciones autonómicas del 27 de septiembre de 2015 en supuestamente “plebiscitarias”, coaligando todas las fuerzas soberanistas en una candidatura única denominada “Junts pel si” pero que al final, a pesar una campaña manipulada y mentirosa digna de Goebbels, solo consiguió el 48% de los votos, consecuencia de la inesperada participación masiva de la población. Sin embargo, los separatistas, como en repetidas ocasiones y gracias a una ley electoral hecha a su medida, ganaron más escaños y formaron gobierno.

El timing a pie cambiado


A partir de entonces toda la maquinaria autonómica se reajustó para preparar la secesión. La machacona campaña de 2015 se amplificó durante los dos años siguientes. La TV3 (TV pública catalana), se convirtió en una especie de selfie permanente de la realidad virtual del proceso independentista.

TV3 selfie permanente del proceso independentista

Pero tanta patraña y manipulación de la realidad generó unas expectativas en las bases que obligó a los dirigentes a ponerle fechas concretas al “proceso” de independencia, una estrategia rígida e inflexible (“ni un paso atrás”, exigían las bases cada vez más enardecidas, “ni una pantalla repetida”, como si se tratara de una película con final conocido) mientras que las condiciones para el prometido apoyo internacional se esfumaban con Podemos en caída libre ante al trato inmisericorde que recibía la Grecia de Syriza, la amenaza del Brexit (seguramente inducido en parte por el referéndum escocés) y un Rajoy que se postulaba como el mejor adalid europeo de las drásticas reformas neoliberales.

El timing independentista catalán dejó de corresponderse con el timing neoliberal. Todas las promesas de los foros y medios neoliberales se esfumaron. El momento elegido para la independencia no podía ser peor. El independentismo catalán se había precipitado por la senda fascista de forma inconsciente. Y el fascismo no admite traidores.

Consecuencias económicas del catalexit


Dada la alta especialización de Cataluña en la venta de productos al resto de España, se estima que en el escenario medio el catalexit significaría una caída del 44% del comercio bilateral. Así, el PIB catalán caería un 14% y el desempleo aumentaría un 16%.


Caso de que la secesión triunfara (sin violencia), la expulsión inmediata de la UE implicaría ponerse a la cola de la readmisión con la amenaza segura del veto español. En esta larga transición se produciría la salida de la Unión Monetaria Europea y del Mecanismo Único de Supervisión financiera. Para Cataluña, el euro se convertiría en una moneda extranjera cuya utilización, caso de adoptarlo como moneda, podría encarecer sus exportaciones y mermar peligrosamente su competitividad.

Fuera de la Unión Monetaria quedaría desvinculada del BCE con lo que las entidades financieras con domicilio en territorio catalán perderían el acceso a sus baratas líneas de financiación. También se esfumarían las subvenciones europeas al quedar excluida de los fondos estructurales (El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), El Fondo Social Europeo (FSE), El Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Fondo Europeo de Marítimo y de Pesca (FEMP).

La inseguridad llevaría a la prima de riesgo a niveles inasumibles, al dejar de contar con la red de protección del Estado español y la hacienda de la nueva república se hundiría irremisiblemente.
Fuera de Europa y de España las exportaciones a estas zonas quedan sometidas a aranceles, ya que dejaría de beneficiarse de las ventajas de pertenecer a una zona económica con libre circulación de mercancías. El pago de esos sobrecostes haría mucho menos competitivas las exportaciones catalanas.

El "proceso" separatista, de llegar a materializarse, reduciría los derechos, el bienestar y el futuro de la mayoría de los catalanes a cenizas. El impacto económico, incluso excluyendo las terribles consecuencias de una más que posible deriva violenta propia de los procesos secesionistas (no parece que los españoles vayan a dejarlos marchar de rositas), sería enorme y devastador.


Camisas pardas del MIC

De ahí la deriva fascista, la tergiversación, mentira y manipulación sistemática de la información (amplificada por la labor de los medios de comunicación públicos en sus manos: TV3, Radio, prensa, etc.) a que se ven obligados los dirigentes separatistas para esconder la realidad de las consecuencias sobre la mayoría de la población.

El fracaso del golpe a derivado en una confrontación permanente con la denuncia y escarnio contra los no separatistas o los disidentes. La ocupación totalitaria de los espacios públicos (la calle es y será siempre nuestra), la aparición de las bandas de CDRs con la consigna fascista “apreteu” (aprieten), los aderezos amarillos, lazos, anoraks, bufandas, etc., de los fachas del “procés”. El fracaso conlleva la fanatización del fascismo con la aparición de “escamots motards” al estilo de los fascistas de la derecha boliviana, o de demostraciones de “camisas pardas”


Motorada 11S 2017

Los fascistas catalanes recopilan información ideológica y personal de todos los mandos de los Mossos d’Esquadra, a quienes puntuaban (en una libreta que ahora está en manos de un juez de Barcelona) según su "patriotismo", "carisma" y "lealtad institucional". Las anotaciones manuscritas en el cuaderno se extienden a la ideología, la vinculación política, la salud, las relaciones afectivas e incluso, en algún caso, la orientación sexual de los policías catalogados.


Una innovación fascista de la que se jactan con orgullo es conseguir que inmigrantes españoles (más de la mitad de los catalanes son de origen español) o marroquíes o latinoamericanos, o subsaharianos, militen entre sus filas. A unos pocos incluso los promocionan a cargos de importancia para conseguir votos de este sector (en esto los fascistas bolivianos los imitan colocando en posición apreciable a alguna indígena con sombrerito al uso en el parlamento golpista).

Si el carácter disimulativo del nuevo fascismo puede despistar (no creo que lo consiga en Latinoamérica) la izquierda española parece haber mordido el anzuelo, incapaz de entender el carácter neoliberal fascista del catalanismo actual, y está blanqueándolo en todos los foros. Le suministra fuerzas de choque (CUP) o lo defiende siniestramente o sin matices (en el referéndum fascista del 1 de octubre en Comú-Podem -izquierda catalana- llamaron a participar votando no, sic!), con lo que está liquidando buena parte de su base electoral. Algo parecido a lo ocurrido con los comunistas y socialdemócratas alemanes ante la escalada hitleriana.

Una reacción paralela a la del fascismo separatista catalán de los años treinta ha sido la aparición en la escena política española de Vox, un partido de ultraderecha (hasta ahora insignificante) que abogando explícitamente por terminar con el régimen autonómico ha conseguido superar los 3,6 millones de votantes, por encima del 15 %, lo que le ha disparado hasta los 52 escaños en el Congreso.

Pero esta vez el fascismo catalán no teme a la extrema derecha española. Más bien constituye un acicate más para aumentar sus dosis de delirio totalitario. Derrotar al estado autonómico fascista catalán y someter a sus miembros a un régimen estricto de desintoxicación no será tarea fácil mientras la izquierda no entienda lo que está ocurriendo en su patio trasero.

15/3/19

Big Brother. Stalin vs Google


Big Brother


George Orwell (1984): “Tenías que vivir asumiendo que cada sonido que hacías era registrado, y excepto en la oscuridad, cualquier movimiento espiado

Facault: “El mayor efecto del panóptico: inducir en el interno un estado de conciencia y una permanente visibilidad que asegura el funcionamiento automático del poder.” “La vigilancia actúa como un mecanismo de control por parte de quienes detentan la autoridad en esferas políticas y económicas, una forma de disciplinar al sujeto en un miembro productivo de la sociedad”.

Edwin Black (IBM and the Holocaust): el libro detalla los tratos comerciales de IBM y sus subsidiarias alemanas y europeas con el gobierno de Adolf Hitler durante la década de 1930 y durante la Segunda Guerra Mundial. En el libro, publicado en 2001, Black describió la manera en que la tecnología de IBM ayudó a facilitar la detección de los judíos para el genocidio nazi a través de la generación y tabulación de tarjetas perforadas basadas en datos del censo nacional.”

Prabir Purkayastha y Rishab Bailey: (The Snowden revelations: a loss of innocence): “Las revelaciones de Edward Snoweden, publicadas en los principales periódicos del planeta desde junio de 2013, revelaron el papel que juega internet, algo que no aparece en la prensa popular en los círculos políticos: la realidad de que Internet es una herramienta centralizada usada para sostener la dominación económica y política en un mundo globalizado.

En 1984 ocurrieron dos acontecimientos simultáneos que estaban más relacionados entre sí de los que se supone. En 1984 China introdujo una nueva política que abría 14 ciudades costeras y tres regiones como “zonas abiertas” a la inversión exterior. El mismo año Apple anunciaba la introducción de su modelo de ordenador personal Macintosh.

El anuncio de TV, dirigido por Ridley Scott, se emitió durante la retransmisión de la Super Bowl XVIII el 22 de enero de 1984 y es considerado una pieza maestra y el mejor anuncio de 1984 e incluso el mejor anuncio TV de todos los tiempos.


 Youtuve: 


El slogan “Why 1984 won’t be like ‘1984’” hace referencia a la novela de George Orwell “1984” y anuncia que la nueva tecnología de Apple’s ofrecerá más libertad y menos control a sus usuarios.

Diez años antes, en 1974, Terry Gou había fundado Foxconn Electronics Inc, con un préstamo de su madre.

Taylorismo: la vigilancia en la fábrica. Amazombies


En los almacenes de Amazon, los trabajadores denominados “recolectores” llevan un escáner que los dirige de producto en producto. En cada operación han de poner en marcha un reloj contador que les muestra cuántos segundos tienen para encontrar el artículo, colocarlo en su carrito y escanear el código de barras.
 
Los escáneres controlan el comportamiento de los trabajadores monitorizándolos, evitando la desaceleración y permitiendo a los gerentes crear nuevos puntos de referencia de velocidad en la ejecución. Los trabajadores rápidos elevan el nivel para todos, mientras que los trabajadores lentos se arriesgan a perder su trabajo.

Amazon está experimentando en sus trabajadores (para luego comercializarlas en todo el mundo) unas pulseras sociométricas: dispositivos de detección portátiles diseñados para recopilar comunicaciones entre personas cara a cara y espiar su interacción en tiempo real. No basta con espiar el comportamiento formal sino también las comunicaciones informal entre sus empleados. Según un artículo del The Daily Mail, la enormidad del espionaje electrónico em la warehouse de Chicago era tal que hablaba de "amazombies".

Taylorismo totalitario. Combinando el espionaje de la comunicación electrónica con el de la comunicación informal cara a cara se consigue el sueño de todo patrón capitalista, obtener una visión total de las interacciones en el lugar de trabajo. Que grupos se forman, como interactúan, quienes son sus líderes informales, qué relación tienen con los sindicatos, etc.

Amazon practica y perfecciona la “gestión científica del trabajo” introducida por Frederick Winslow Taylor a principios del siglo XX. La base del sistema taylorista es que el trabajador no observado es ineficiente. El monitoreo tiene como objetivo evitar que los trabajadores ralenticen o saboteen el trabajo. Es difícil exagerar el alcance de los ingenieros de eficiencia para medir y vigilar los cuerpos de los trabajadores. Décadas antes de la invención de las video-cámaras, utilizaron cronómetros, fotografiaron y filmaron a los trabajadores, y ataron bombillas a los dedos de los trabajadores para rastrear los movimientos de las manos en las fotografías de larga exposición. Un ingeniero, Frank Gilbreth, desglosó cada dedo, hombro y pie, trazando movimientos individuales en unidades de una milésima de minuto. A los trabajadores se les hizo estudiar la evidencia de sus propias deficiencias y aprender mejores métodos. Los que no pudieron cumplir con los nuevos estándares fueron despedidos.

 Espectro de movimientos en el trabajo (F. Gilbert)


A través del enfoque de gestión científica del trabajo de Taylor, los trabajadores estaban bajo una vigilancia constante por parte de un gerente con un cronómetro, no solo para medir, sino también para juzgar vigilar y entrometerse. Para los trabajadores, el cronómetro era una invasión descarada de la privacidad, un opresivo y omnipresente ojo que lo ve todo de sus vidas laborales, menospreciando su dignidad. En 1916, los sindicatos de soldadores presionaron con éxito al gobierno para prohibir los cronómetros y los estudios de tiempo y movimiento en los arsenales federales de EEUU.

En la década de 1900 la vigilancia se ejercía solo en la factoría. Cuando el trabajador se iba a su casa quedaba libre de la vigilancia.

Patente de Gilbreth
“Método y aparato para el estudio y corrección de mociones”, 1916

Patente de Amazon
"Pulsera y receptor ultrasónicos para detectar la posición en el plano 2D", 2018

Big brother estalinista: Taylorismo en la fábrica y en casa 


Lenin: (“¿Se sostendrán los bolcheviques en el poder?” (1917), en Acerca del Estado, México, Grijalbo, 1970): “Hay que organizar en Rusia el estudio y la enseñanza del sistema Taylor, su experimentación y adaptación sistemáticas”

Preobrazhensky (1926): “La acumulación socialista primitiva es la acumulación en manos del estado de los recursos materiales, en su mayor parte o en parte, de fuentes que se encuentran fuera del complejo de la economía estatal.” …“Si el recurso principal de la acumulación capitalista primitiva son las colonias, el único "recurso externo" del estado soviético es la aldea "no socialista". Por lo tanto, el estado debe apropiarse del producto excedente del campesino para acumular capital para la industrialización y la rápida transición al socialismo”.

Preobrazhensky (1926): “La clase obrera no puede explotarse a sí misma.” ... “la división del proletariado en obreros que ocupan funciones de organizadores, los cuales son mejor pagados, y los que no, es una división en el interior de una sola clase."

Chiste ruso de la época: “Cuando tres obreros se reúnen y charlan, dos espían al tercero y este vende a los otros dos a la MVD

En un principio y por indicación del mismo Lenin, se intentó aplicar el Taylorismo con el objetivo de acelerar la conversión de los campesinos en proletarios. Se produjo una larga controversia entre el grupo encabezado por Platon Kerzhentsev y su organización (la Liga del Tiempo) y el encabezado por Aleksei Gastev y su Instituto Central de Trabajo sobre la forma de adaptar el taylorismo capitalista al ámbito soviético. Sin embargo, Stalin tenía otros planes más contundentes respecto como hacer trabajar al proletariado soviético en orden a quemar etapas en la competencia global.

El nacionalismo económico fue una reacción a la primera globalización y adoptó diversas formas y grados de proteccionismo frente a los grandes monopolios internacionales. El estalinismo fue la variante más radical de este fenómeno. Enfrentados a la competitividad del capitalismo monopolista los dirigentes soviéticos optaron por una forma extrema (“revolucionaria”) de nacionalismo económico.

1º Autarquía y planificación desplazando al mercado a un papel meramente residual. El estado funcionaría como una incubadora de grandes monopolios hasta conseguir que fueran capaces de enfrenarse a los monopolios capitalistas occidentales.

2º Recurriendo a un proceso relámpago de acumulación primitiva “socialista” que expropiaría sin indemnización alguna a los campesinos convirtiéndolos en proletariado (colectivización forzosa).

3º Había que conseguir la mano de obra más barata, más dócil y más indefensa del mundo industrializado. El nuevo proletariado no iba a ser explotado mediante la ley del valor. El mercado es el mecanismo que interioriza (miedo al paro) y normaliza la explotación cuando convierte la fuerza de trabajo en mercancía. Ante la escasez de mano de obra el Estado soviético no podía permitirse el lujo de la existencia de un ejército de reserva de parados (requisito sine qua non para que funcione la ley del valor) que forzara a trabajar a la población en régimen de explotación.

Para explotar al proletariado, sin el recurso a la ley del valor, y conseguir una tasa de explotación superior aún, se recurrió a drásticas innovaciones:

a. Aplicando distintos niveles salariales mediante el sistema del “salario progresivo” ligado a la superación de las cuotas establecidas por el plan. En la práctica sólo percibe salario realmente progresivo y primas aquel que en su puesto ejerce una influencia notable sobre el rendimiento de sus subordinados (jefes de departamento, técnicos administrativos, directores, ingenieros).

b. Los sueldos de los obreros se mantienen sistemáticamente bajos obligando a las familias a ingresar dos o más sueldos para reproducirse.

c. Propaganda laboral: turnos de trabajo extraordinario y gratuito en conmemoración de eventos históricos revolucionarios hábilmente colocados a lo largo del calendario anual. Turnos especiales en días festivos, concursos de emulación durante los cuales se trabajan horas sin sueldo, récords stajanovistas, publicación en la prensa de los héroes laborales.


d. Todas las fábricas tienen un “jefe de personal” que en realidad es un miembro de la policía secreta (MVD, NKVD, GPU, etc.) cuya función es vigilar continuamente el comportamiento de los obreros (mediante soplones denunciantes anónimos) y dar cuenta de sus investigaciones a las autoridades judiciales. Así pues, nadie sabe quién espía a quién, pero todos saben que son espiados. El espionaje masivo sobre la población ha tenido tradicionalmente por objetivo la preservación del poder, pero en el caso estalinista el objetivo añadido era conseguir la docilidad, sumisión y baratura de la clase obrera. El sistema funcionaba a base del autoespionaje. Todos espiaban a todos.

e. La coacción implacable. El Gulag. Campos de concentración junto a las fábricas. Industrias completas trabajando en su totalidad con penados. No se trata de un mal necesario sino de una pieza clave del mecanismo económico soviético. La cifra de los penados no depende de las infracciones cometidas sino de la demanda de las industrias que los utilizan. Como la mortalidad aumenta en invierno, en primavera se produce cada año una oleada de detenciones puesto que sectores industriales enteros dependen de una cantidad fija y constante de penados. Además del beneficio intrínseco a la explotación de los penados, es el temor a desaparecer en el Gulag el verdadero regulador de la tasa de plusvalía del sistema estalinista que convierte en ovejitas dóciles e indefensas a la clase obrera soviética.


Big brother monopolista


Karl Polanyi (The Great Transformation): "La historia del capitalismo, consiste, entre otros aspectos, en adaptar cosas externas a la esfera comercial para convertirlas en mercancías."

Yasha Levine (Surveillance Valleyy: The Hidden History of the Internet): "Desde Amazon hasta eBay y Facebook: la mayoría de las compañías de Internet que utilizamos todos los días se han convertido en corporaciones poderosas que rastrean y perfilan a sus usuarios mientras buscan asociaciones y relaciones comerciales con las principales agencias militares y de inteligencia de los EE. UU. Algunas partes de estas compañías están tan estrechamente relacionadas con los servicios de seguridad que es difícil decir dónde terminan las corporaciones y comienza el gobierno."


¿Quién es el espía, los estados o los monopolios transnacionales?




Las grandes corporaciones monopolistas han convertido a los estados y gobiernos en serviles auxiliares para la consecución de sus objetivos. En el terreno de la computación y la inteligencia artificial el feedback total entre monopolios y estados es ya una realidad incontrovertible.

Las actuales bases desde las que operan los todopoderosos monopolios multinacionales ya no son los poderosos estados de antaño, sino infra-estados sin votantes, sin ejércitos, sin impuestos, nano estados que viven en simbiosis con ellos.

Las antiguas instituciones estatales están siendo vaciadas, doblegadas, debilitadas y domesticadas para convertirse en sumisos sub-estados de usar y tirar. Las actuales guerras ya no son ni serán jamás guerras inter-imperialistas, sino operaciones mancomunadas contra estados díscolos que intentan resistirse a los designios del gremio monopolista multinacional. El peor pecado ya no es solo el socialismo, sino que cualquier intentona de implementar algún grado de nacionalismo económico (como exigen a menudo los votantes) chocará con los cuatro jinetes del apocalipsis monopolista internacional, uno de los cuales, sin duda el más agresivo, es el Big Brother monopolista.

Una de las más efectivas barreras de entrada de los monopolios tradicionales son las economías de escala por el lado de la oferta. El aumento de la escala de la capacidad productiva reduce los costes medios impidiendo la entrada a competidores con menor capacidad productiva.

En Internet, además, ocurre lo que los economistas denominan “efectos de red”: todos ganan entrando a participar en un único servicio o recurso. Las redes de información generan economías de escala por el lado de la demanda, es decir, cuanto más grande eres, más fácil es atraer nuevos clientes (cuantos más entran en Facebook más relaciones sociales son posible y más atractivo para nuevos clientes que “se sienten excluidos” y abandonan otras plataformas - MySpace - menos exitosas). Este proceso de feedback y concentración ocurre de forma acelerada (Ley de Metcalfe).

Internet se ha ido convirtiendo en un medio propicio para que el “ganador” arramble con todo. De la misma manera que todos quieren ocupar un puesto en las estanterías de WalMart todos quieren ocuparlo en las páginas de Amazon o en los primeros puestos de Google.

Otro factor que favorece la rápida monopolización en Internet es otro cuello de botella, el estándar técnico (sistemas operativos, estándars de formato de video, wi-fi chipsets, etc.). Consumidores y creadores de aplicaciones tienen que pasar por este mismo puente para ponerse en contacto y poder hacer uso de internet de forma efectiva. Una vez establecido, la firma que lo patentó detenta un lucrativo monopolio natural.

Google y Amazon detentan los motores de extracción de datos más potentes lo que les proporciona enormes economías de escala reflejo de la tremenda asimetría de conocimiento y poder en manos de cada vez menos corporaciones.

Así pues, la internet se ha monopolizado rápidamente y en mayor medida aún que el resto de los sectores económicos. Los monopolios de internet se han convertido en verdaderos leviatanes con enorme capacidad control no solo de sus trabajadores y consumidores sino también de las instituciones y agencias públicas que sostienen su permanencia.

Edward Snowden reveló la relación existente entre el Silicon Valley y las agencias de inteligencia y desde entonces estas relaciones no han hecho más que intensificarse. Pero esta simbiosis no es el resultado de la presión de dichas agencias sobre los estirados informáticos californianos, sino al revés, dichas agencias estatales se han convertido en fieles agentes al servicio de Amazon, Google, Facebook, Apple y Microsoft para mantener y fortalecer sus posiciones monopolistas.

No es Amazon quien trabaja para la NSA, la CIA y el resto de agencias de inteligencia, vendiéndoles espacio cedido en su gran nube Amazon Web Service (AWS) y compartiendo sus mega-bases de datos con ellas, sino, por el contrario, son la NSA y compañía las que trabajan al servicio de los bastos intereses de Amazon, Google y compañía.

La simbiosis es total. Google vende productos y servicios a casi todas las principales agencias militares y de inteligencia en los Estados Unidos. Ha logrado un casi monopolio en la tecnología de mapeo del campo de batalla, ha equipado a la CIA y la NSA con capacidades avanzadas de búsqueda, ha invertido conjuntamente con el Pentágono en satélites espías y robots del campo de batalla, se ha asociado con contratistas militares como Lockheed Martin, y ha llenado cada vez más su ejecutivo con funcionarios del Pentágono del Ejército la Inteligencia de la Fuerza Aérea y la CIA.

e-taylorismo y uberización


Olivia Solon: "la vigilancia en el lugar de trabajo puede rastrear todos tus movimientos."

SmartDevice Inc: “El chip RDFI (Radio Frequency Identification chips) no precisa de ninguna fuente de alimentación. La información no es volátil y puede ser activada por ondas de radio de baja frecuencia, por lo que puede leerse de manera parecida a los códigos de barras. Es un circuito integrado de aplicación específica. El código se crea en el momento de su fabricación. El chip consta de un núcleo de ferrita no magnético y una antena de cobre y está encerrado en un vidrio biocompatible y, al ser tan pequeño, puede pasar a través del orificio de una aguja para insertarlo”.

Todd Westby (CEO de 32M) “Prevemos el uso de la tecnología RFID (implantes subcutáneos de chips) para impulsar todo, desde hacer compras dentro del espacio de oficinas, abrir puertas, usar fotocopiadoras, iniciar sesión en nuestros ordenadores, desbloquear teléfonos, compartir tarjetas de visita, almacenar información médica y de salud, o efectuar pagos en otras terminales RFID. Eventualmente, esta tecnología se estandarizará lo cual permitirá usarla como pasaporte, transporte público, sustitución de tarjetas de crédito, etc.”

El e-taylorismo busca intensificar la explotación aumentando el ritmo de trabajo a través de ciclos de producción más rápidos y exigentes, el monitoreo electrónico y el uso de la tecnología (como las plataformas digitales de programación del trabajo) para socavar las relaciones laborales tradicionales.

La base del negocio de Uber y plataformas digitales por el estilo (del sector del transporte pero también de servicios domésticos (Workday, Upwork, Elance, TaskRabbit) que ponen en contacto a clientes con trabajadores (contratantes independientes) es el espionaje. Uber ha materializado en sueño estalinista de todos espían a todos. El modus operandi toma la forma de rankings de performances agregadas, número de tareas realizadas, el tiempo empleado, reactividad en responder a las demandas, puntualidad, etc., de sus empleados basadas en el feedback de los clientes. Uber y demás plataformas no conocen personalmente a sus empleados y la única información sobre ellos se la facilitan las opiniones de los clientes. Los futuros clientes también se basan en esta información obtenida de clientes anteriores. Los empleados se convierten en perfiles digitales y solo existen como trabajadores en tanto en cuanto la plataforma digital continúe haciendo aparecer su perfil online. Cuando la plataforma decide desactivar su perfil están despedidos.

El uso omnipresente de las tecnologías de vigilancia, monitoreo y evaluación electrónicas tiende a deprimir los salarios y las condiciones de trabajo. El monitoreo electrónico sustituye en precio y en calidad a los supervisores humanos lo que facilita a los patronos usar a discreción el 'palo' (castigos, retención de ingresos, supresión de descansos, amenaza de despido, etc.) y menos en la 'zanahoria' (buenos salarios, seguridad en el empleo, seguro médico, promoción, etc.).

Como en el caso estalinista los trabajadores se ven obligados a aceptar el monitoreo patronal en el mismo contrato. Las empresas generalmente no están obligadas por ley a revelar cómo monitorean a los empleados que usan dispositivos propiedad de la compañía, aunque en muchos casos no dudan en incluir una cláusula general en los contratos de trabajo que declaran dicho monitoreo.

El Big Brother monopolista, como su antecesor estalinista, no sólo vigila el comportamiento del trabajador en el trabajo, sino también fuera del lugar de trabajo. Monitoreo del correo electrónico y el teléfono, seguimiento de los patrones de navegación en la web, mensajes de texto, capturas de pantalla, pulsaciones de teclado, publicaciones en redes sociales, WhatsApp, seguimiento vía GPS, etc., convirtiendo la vida privada en una extensión del lugar de trabajo.

El sector del espionaje laboral está en alza. Crece el número de empresas operando en la llamada industria del monitoraje laboral (UAM por user-activity monitoring) inicialmente en USA pero tambien en Australia, Israel, Francia, Irlanda, ...(ActivTrak, Time Doctor, Toggl, Activity Monitor, WorkTime Corporate, Berqun, etc)

Hay empresas que se especializan en la supervisión del uso de Facebook Workplace, Slack y Yammer para espiar a los empleados. El software de espionaje puede medir la cantidad de correos electrónicos que se envían, los sitios web visitados, los documentos y aplicaciones abiertos y las pulsaciones en el teclado. Se crea un perfil de comportamiento del empleado modelo y el software alerta al jefe de recursos humanos cuando alguien se desvía. Otras compañías monitorizan la distracción al observar cuánto cambia una persona entre aplicaciones. Otras venden software que escanea la red interna de la empresa en busca de comunicaciones o comportamientos inadecuados. Otras son capaces de detectar el context switching, cuando y como los empleados intentan mantener su privacidad optando por continuar una conversación iniciada en otro contexto. Incluso WhatsApp no está a salvo del software de monitoreo de Qumram, una app que se instala en los dispositivos de los empleados, con su consentimiento obligado, para capturar todo lo que hacen, incluidos los mensajes que envían a los clientes que usan WhatsApp (en su propaganda afirma ser el Gran Hermano observándote).

BioTeq, una empresa inglesa, ofrece la implantación de microchips bajo la piel de los empleados. Tras exitosos tests en empleados bancarios, BioTeq está exportando los bio-chips a Francia, Alemania, España, Japón y China. Su precio por persona ronda entre los 55€ y los 250€. Hay grandes empresas interesadas “por motivos de seguridad”. En EEUU Three Square Market y 32M ya lo están introduciendo en sus plantillas de empleados.

El ideal tradicional de un trabajo estable, permanente, a tiempo completo y remunerado con derechos normales (como los permisos por enfermedad y vacaciones, y los derechos de jubilación) está siendo triturado por el e-taylorismo. Subcontratación, temporalidad, tiempo parcial, empleos irregulares y nominalmente independientes o por cuenta propia son ahora la norma. Muchos trabajos están siendo reemplazados por 'gigs': trabajos por pieza demandada, asignados y compensados a través de plataformas digitales sin rostro según el modelo Uber.

El valle del espionaje monopolista


Yasha Levine : "Amazon es ahora un importante contratista de la CIA y ahora este importante contratista es dueño de uno de los periódicos más importantes del país, el Washington Post, que también informa sobre la CIA y los problemas de seguridad nacional".

Internet se ha convertido en el medio más utilizado por la población para relacionarse e intercambiar información. Unos pocos monopolios controlan los grandes servidores de internet y acceden a toda la información que suministran los propios usuarios. El resultado de la vigilancia son verdaderas minas de información que se monetizan convirtiendo la información en mercancía. Con Google la experiencia humana pasa a ser mercantilizada como "comportamientos" o “perfiles de comportamiento” comercializables.


En el siglo XXI el objetivo del espionaje masivo sigue siendo la explotación y la preservación del sistema en su fase monopolista. Sin embargo, el sistema ha experimentado un salto cualitativo con la reciente creación de los mercados del comportamiento.

El interés de la CIA y la NSA (National Segurity Agency) para espiar internet venía desde la misma creación de la red. A principios de la década de 1990 grandes contratistas del sector militar y de inteligencia organizaron un programa secreto (manejado por la CIA y la NSA) para financiar la investigación. Se le denominó proyecto MDDS (Massive Digital Data Systems). Desde su fundación el programa empezó a canalizar millones de dólares para promover este tipo de investigación. Se pretendía que los logros académicos pudieran servir de base para el nacimiento de nuevas empresas capaces de atraer el interés de inversores privados.

En 1995 el MDDS consideró muy prometedora la labor de un equipo de investigación de la universidad de Stanfort dirigido por Sergey Brin y Larry Page que estaban realizando rápidos avances en el seguimiento de las búsquedas por internet. Las agencias de inteligencia veían en esto algo más útil, la posibilidad del espionaje y el seguimiento virtual y el MDDS trabajó codo con codo con los que fundarían Google.

Pero en 1999, Google, no tenía aún ninguna estrategia para obtener ingresos. Los usuarios aportaban datos de comportamiento que se recolectaban para mejorar la velocidad, la precisión y la relevancia de los resultados de búsqueda. El motor de búsqueda, a un solo click de otros buscadores de la competencia, no cobraba nada a sus usuarios. La venta de los resultados de búsqueda habría establecido un precedente peligroso al asignar un precio a una información que su robot de indexación se había incautado sin pagar ninguna compensación.

En abril de 2000 estalló la burbuja de las .com; la famosa "nueva economía" de repente entró en recesión, los inversionistas privados disminuyeron. Google cambió de estrategia. Los datos de comportamiento recolectados (información de perfil de usuario) podían servir para algo diferente a la mejora del motor de búsqueda. Podían utilizarse para personalizar la publicidad. En 2003 presentaron una patente titulada: "Generar información de usuario con fines publicitarios específicos". Los pronósticos de comportamiento individual pasarían a convertirse en una nueva mercancía con alto valor para la publicidad, las aseguradoras, los servicios de vigilancia, las agencias de inteligencia, pero, sobre todo, para las grandes corporaciones para poder controlar tanto a sus empleados como a sus consumidores. El motor de búsqueda de Google se había convertido en una enorme mina de comportamientos personales, un valioso tesoro acumulándose sin parar en sus cada vez más potentes servidores. El excedente de datos de comportamiento se convirtió en la piedra angular de una nueva forma de comercio que depende del espionaje y la vigilancia monopolista a gran escala.

Google pasó a construir un mercado dinámico de publicidad en línea para rentabilizar su tesoro de datos de comportamiento, inundando internet con anuncios personalizados. El truco era y es ofrecer gratuitamente aplicaciones y servicios para que sus usuarios generen contenidos, también gratuitos, y captar datos de sus usuarios, datos que se monetizan vendiéndolos a los verdaderos clientes de Google, las empresas publicitarias, las aseguradoras, bancos y demás instituciones financieras, las policías y agencias de inteligencia (E. Snowden filtró documentación de las agencias agradeciendo el servilismo de Silicon Valley) privadas y públicas, y en general las grandes corporaciones.

El mercado del comportamiento


Larry Page: “La gente generará enormes cantidades de datos (...). Todo lo que haya escuchado, visto o experimentado se podrá buscar. Toda tu vida se podrá buscar.”

John Bellamy Foster: “En general, el capitalismo es un sistema que busca transgredir todas las fronteras en su producción y venta de mercancías, mercantilizando todo lo que existe, que hoy, en la era del capital monopolista, significa entrometerse en cada aspecto de la existencia como un medio para manipular no solo el mundo físico, sino también las mentes y las vidas de todos los que están dentro de él. Es esto lo que constituye el corazón del capitalismo de vigilancia.

Sheldon Wolin: "El sistema capitalista neoliberal es un totalitarismo invertido, el crecimiento del control totalizador de la población y la destrucción de la libertad humana bajo la máscara de una ideología del individualismo "…” La nueva estrategia es muy diferente del totalitarismo clásico, ya que, si aquel se movilizaba contra la democracia, lo que hacen estos nuevos totalitaristas es degradar la democracia invirtiéndola, es decir, dándole el significado contrario del que ha tenido históricamente.

Con cada vez más potentes y sofisticadas herramientas los vigilantes pueden crear perfiles al integrar y analizar los hábitos de búsqueda de un usuario, los documentos que selecciona y una gran cantidad de otras señales de comportamiento en línea, incluso cuando no proporciona esta información directamente.

Mark Zukerberg, emulando a las autoridades chinas, planea unir las funciones de mensajería de las aplicaciones de su propiedad: triangulando WhatsApp, Instagram y Facebook Meseanger para que sus usuarios puedan intercambiar chats entre las diversas aplicaciones, podrá asegurar quien es quien detrás de cada perfil. En septiembre de 2018 Facebbok hubo de admitir que usa los números de teléfono proporcionados por los usuarios por motivos de autentificación (seguridad) de sus cuentas, para lucrarse enviándoles propaganda personalizada y correo no deseado.

Las grandes corporaciones para-militares y las agencias de inteligencia utilizan estos perfiles que les suministran los monopolios del espionaje para geolocalizar a los individuos o grupos “peligrosos” para el sistema, y en su caso eliminarlos. No persiguen a un individuo identificado por los servicios de inteligencia humanos sino un estereotipo comportamental, una estructura de datos que los programas y algoritmos caracterizan como un comportamiento “anormal”. Si los analistas juzgan que un individuo se corresponde con este perfil pueden pasar a su neutralización. El “enemigo” aparece en estos mapas de circuitos sociales como un centro o un nodo de relaciones a eliminar.


Pero la vigilancia monopolista ya no se conforma con espiar comportamientos, sino que trata de inferir los intereses e intenciones de los individuos y grupos respecto al mercado en su sentido más amplio. Se trata de inferir los pensamientos, sentimientos, intenciones e intereses de individuos y grupos a través de una arquitectura de extracción automatizada ignorando la conciencia y el consentimiento de los interesados.

Los individuos y los grupos constituyen los objetos cuyo material se extrae, expropia y luego se inyecta en las fábricas de inteligencia artificial de los monopolistas que fabrican los productos predictivos que se venden a los clientes reales: Las compañías de publicidad, las aseguradoras, las agencias de inteligencia, las corporaciones paramilitares, y cada vez más sectores del comercio, e-business, la industria y los servicios, clientes que pagan para adquirir las nuevas mercancías disponibles en los nuevos mercados de comportamiento.

La inteligencia artificial no se usa solo para controlar y manipular lo que hacen los individuos aislados sino, sobre todo, para vigilar, controlar y manipular sociedades. Se trata de automatizar mediante algoritmos (como el Integrated Crisis Early Warnig System, que explora los megadatos de diversos países y sus poblaciones cartografiando las sociedades según su mayor o menor grado de estabilidad) la detección de la inestabilidad social o el peligro de insurrección. Se han diseñado modelos denominados “radares sociales” para predecir la evolución del comportamiento de amplios grupos sociales, detectando los cambios de humor o de opinión en el seno de las poblaciones susceptibles de influir en el curso de los acontecimientos y poder intervenir (con campañas de propaganda o operaciones psicológicas Psyop) en tiempo real. La imbricación estado-empresas privadas es total. Después de todo, cartografiar las insurrecciones implica los mismos razonamientos y postulados de predicción comportamental que el marketing.

 Google tracking

El cúmulo de datos de comportamiento no solo debe ser abundante, sino también variado. El Big Brother monopolista requiere extender las operaciones de extracción del mundo virtual al mundo real, donde vivimos nuestra vida "real". El espía monopolista espía en las carreteras, en los parques, a través de las ciudades. Accede a nuestro sistema sanguíneo, a nuestra sala de estar, a nuestros más mínimos desplazamientos, a nuestro refrigerador, a nuestra aspiradora ( modelo Roomba con el que Google que cartografía cada rincón de nuestro hogar), etc. Más de 100 millones de mujeres jóvenes están siendo espiadas a través de apps (Flow, Ovia, Glow, …) gratuitas que monitorizan sus ciclos menstruales, tests de ovulación y su actividad sexual, datos de gran valor en el mercado del comportamiento.

Para obtener predicciones de comportamiento muy precisas y, por lo tanto, muy lucrativas, deben poder acceder a nuestras características más íntimas. Espían nuestra personalidad, nuestros estados de ánimo, nuestras emociones, nuestras mentiras y nuestras fragilidades. Todos los niveles de nuestras vidas personales se capturan y comprimen automáticamente en un flujo de datos. El objetivo es poder influir en nuestro comportamiento como trabajadores, consumidores o votantes.

Escribes algo en la barra de búsqueda de Google y de inmediato comienzas a ver anuncios que te parecen familiares en todas partes. A veces ni siquiera necesitas buscar: Google ya ha triangulado tus deseos según tus correos electrónicos, tus características demográficas, tu ubicación.

Para penetrar más en nuestra intimidad Google y Amazon ya disponen de nuevas patentes para la tecnología de hogares inteligentes, para que los usuarios abran su hogar a sus marcas registradas de grabaciones ilegales. Google ha presentado una serie de patentes para recopilar datos de audio en el hogar. Las patentes permitirían a los dispositivos domésticos inteligentes habilitados con el Asistente de Google inferir el comportamiento en función de lo que escuchan: el cepillado de los dientes, la apertura de la puerta de un refrigerador. Incluso pueden estimar su estado de ánimo según la presencia de voces elevadas o insultos.

Propaganda de Echo: "El Amazon Echo se conecta a Alexa, un servicio de voz ubicado en el Cloud, para reproducir música, realizar llamadas, configurar alarmas y temporizadores, hacer preguntas, obtener información sobre el tiempo, el tráfico y los resultados deportivos, gestionar listas de tareas y de la compra, controlar dispositivos de Hogar digital compatibles y mucho más."

Estos hogareños dispositivos expanden las áreas en las que tu comportamiento ya está registrado desde tu teléfono, Tablet o portátil, a tu mismo dormitorio.

Los sistemas de vigilancia del hogar, como Nest de Google o Ring de Amazon, aunque registran lo que hacen sus clientes, también monitorizan, sin su consentimiento, a otras personas: transportistas de correo, trabajadores de distribución de alimentos, vecinos, etc.

La opacidad es la regla. Las empresas a menudo no revelan qué tecnología contienen sus productos, y además el software que contienen puede ser reconfigurado a placer por el suministrador (actualizaciones) y los dispositivos se pueden recalibrar para nuevos usos, y los datos que recopilan se pueden utilizar de maneras que los clientes no suscribieron.

Google tuvo que disculparse ante los clientes que compraron el sistema de seguridad residencial Nest Secure en 2017. El dispositivo estaba equipado con un micrófono que no figuraba en las características del aparato. Unos pasajeros de American Airlines descubrieron cámaras en las pantallas de TV incrustadas en los asientos.

Empresas bancarias, de viajes, de ventas por internet, hoteles, etc. contratan a empresas de análisis, como Glassbox, Appsee, FullStory, UXCam, que graban las pantallas de los clientes mientras usan sus aplicaciones. El software de Glassbox graba en video las pantallas de los usuarios mientras usan las aplicaciones de las empresas clientes, luego comprime y reproduce el material de archivo para su análisis. Es en un registro de cada pulsación de teclado, todo lo que se escribe, los mensajes de error que ven, la cantidad de tiempo que pasan en cada página, etc.

Big Brother Chino


La revista Time (Personaje del Año) nominó en 2009 a los trabajadores chinos como los Personajes del Año para honorar su dureza y sacrificios y por “liderar la recuperación económica mundial”.

La vigilancia masiva en China comenzó a surgir después del establecimiento de la República Popular de China en 1949. Como en el caso estalinista, la vigilancia masiva se realizaba a través de la difusión de información de boca en boca. Como los soviéticos los chinos se vigilaban mutuamente e informaban sobre comportamientos inapropiados.

Tras la muerte de Mao la burguesía comunista china puso en marcha una estrategia doble: reintroducción del mercado y la ley del valor para aumentar la tasa de explotación de la población trabajadora (el mismo Stalin en sus últimos años soñaba con esta posibilidad para reforzar la tasa de explotación en la URSS) y apertura a las inversiones extranjeras (y a su tecnología) para potenciar la competitividad del capital chino frente a los grandes monopolios internacionales.

Para atraer al capital transnacional disponía de dos tipos de carnada infalibles: libertad para polucionar a discreción y 200 millones de trabajadores jóvenes (nongmingong) procedentes de la descolectivización del campo.

En la Unión Soviética la colectivización forzosa del campo sirvió para convertir a la mayoría de la población campesina en proletariado. No fue este el caso en China puesto que la colectivización representó solo un cambio en la organización rural y la población siguió siendo mayoritaria en el campo.

Por el contrario, sería la descolectivización, iniciada por Deng Xiaoping a finales de la década de los 1970, la que expulsaría a los campesinos de sus tierras. Pero a diferencia del caso soviético, el nuevo proletariado (200 millones de jóvenes) no iba a llenar las fábricas del estado sino las factorías de las multinacionales que invadirían el territorio chino y las obras en las infraestructuras correspondientes. Este nuevo proletariado que acudía a las zonas urbanas debía ser flexible y maleable a voluntad. Según una legislación ad-hoc (Hukou) modernizada con participación de asesores de los inversores occidentales, para residir en una ciudad era preciso una tarjeta de residencia.

Estas tarjetas de residencia están dotadas de poderosos chips diseñados y programados por compañías norteamericanas (I.B.M., Cisco, H.P., Dell). Los datos que registran incluyen no solo el nombre y la dirección, sino el historial laboral, educacional, religión, etnia, penales, seguro médico, teléfono de contacto, etc. Incluso se incluye el historial reproductivo. Como los nongmingong provienen del campo, sus tarjetas de residencia son rurales sin derecho a residir en las ciudades, por lo que se convierten en trabajadores migrantes “sin papeles” en su propio país y en la principal fuerza de trabajo del “milagro” económico chino al servicio de los grandes monopolios transnacionales.

La revista Time (Personaje del Año) nominó en 2009 a los trabajadores chinos como los Personajes del Año para honorar su dureza y sacrificios y por “liderar la recuperación económica mundial”.

La docilidad de los trabajadores chinos debía ser asegurada además con el espionaje para el que también la ayuda occidental resultaría inestimable.

Las primeras 20.000 cámaras de vigilancia instaladas en la zona franca de Shenzhen, en el sur, las instaló una empresa norteamericana mientras que con ayuda técnicos occidentales se instalaban todo tipo de mecanismos y dispositivos de espionaje en las factorías para vigilar a los empleados.

La Gran Muralla Digital

Cuando internet llegó a China a principios del s. XXI, técnicos occidentales ayudaron a las autoridades chinas a implementar cortafuegos para impedir la libre circulación de la información en su territorio.

El proyecto Escudo Dorado entró en funcionamiento en el año 2003, un sistema de vigilancia y censura masivo, cuyo hardware fue proporcionado principalmente por empresas estadounidenses, incluido Cisco Systems. El proyecto se completó en 2006. Son las empresas privadas quienes lo implementan y son supervisadas por la Oficina de Seguridad Pública (PSB). El sistema incluye el monitoreo de sitios web nacionales, espionaje de correos electrónicos, espionaje de las búsquedas de lenguaje políticamente sensible, llamadas a la protesta, referencias a la polución o contaminación, referencias a la corrupción, a las expropiaciones, etc. Cuando encuentran "contenido dañino", los funcionarios locales de PSB pueden ser enviados para investigar o hacer arrestos. El objetivo es doble: espiar las comunicaciones entre los ciudadanos chinos y constituir una verdadera Gran Muralla Digital para impedir su comunicación con el exterior. El sistema se inició con ayuda occidental pero ha ido evolucionando y perfeccionándose de forma autónoma. De hecho ha sido en función casi exclusiva del espionaje que se ha desarrollado en China un gigantesco sector de tecnologías de la información.

La Gran Muralla Digital (The Great Firewall) es una forma de proteccionismo que con la connivencia occidental ha permitido el surgimiento de los gigantes monopolistas de la internet china.

En esta carrera el factor diferencial del leguaje y la escritura han jugado un papel menor. El principal incentivo desde buen principio fue y sigue siendo el espionaje y la vigilancia. Gracias a él se han constituido grandes conglomerados como Alibaba Group que incluye las marcas Taobao, un equivalente a eBay; Tmall, ventas por internet; Juhuasauan, sitio web de ventas con descuentos; Alipay, la plataforma de pago al estilo PayPal; Aliexpress, semejante a Amazon. Tencent incluye WeChat, una popular aplicación de mensajería instantánea al estilo de WhatsApp; Pay, una app de pagos; QQ y Qzone, algo así como los Messenger y Facebook chinos; Epic Games, Tencent Music Entertainment Group (TME), streaming de música online). Baidu es el motor de búsqueda chino y el cuarto sitio web internacional con más tráfico en el mundo. Didi Chuxing es la plataforma de servicios de transporte móvil más grande del mundo ya que cuenta con presencia en más de 400 ciudades chinas, ofreciendo más de 10 millones de viajes al día a sus usuarios y de momento ha frenado los planes de Uber para entrar en el país. Xiaomi dedicada al diseño, desarrollo y venta de teléfonos inteligentes, apps y otros productos electrónicos e inteligentes para el hogar. Sina Weibo, semejante aTwitter. QQ es una web de redes sociales.

Gracias a la estrecha colaboración entre estas empresas y los servicios de inteligencia chinos (y occidentales) , Xi Jinping, desbancó a Bo Xilai (que pretendía frenar la corrupción y la involución social) en 2012 y ha encarcelado a un millón y medio de funcionarios.

Sistema de vigilancia algorítmica


Li Meng (viceministro de ciencia y tecnología): “Si usamos bien nuestros sistemas inteligentes e instalaciones inteligentes, podremos saber por adelantado quien puede llegar a ser un terrorista o quien puede hacer algo malo.”

Cloud Walk (Analista de formas de andar): “La policía china está utilizando un sistema de clasificación de datos masivos para calificar a grupos altamente sospechosos de personas en función de a dónde van y lo que hacen

La colaboración de los gigantes chinos de internet con el estado es total. Hay más de 750 millones de usuarios de Internet en China, y lo que pueden o no pueden hacer en línea está estrictamente regulado. En 2017, la Administración de Ciberespacio de China (CAC) publicó un nuevo reglamento que impuso restricciones a la producción y distribución de noticias en línea. El reglamento exige que todas las plataformas, como blogs en línea, foros, sitios web y aplicaciones de redes sociales, sean administradas por miembros del partido.

WeChat, la aplicación de mensajería más popular de China, con más de mil millones de usuarios en todo el mundo, ha estado bajo vigilancia de la policía de internet desde su introducción en 2011. Cualquier mensaje enviado a través de un grupo de WeChat es supervisado por el operador de la aplicación Tencent, que los registra. Tencent utiliza la tecnología de big data para espiar a los usuarios de WeChat. Incluso las conversaciones eliminadas por los usuarios de WeChat pueden ser recuperadas por Tencent.

En 2017, el gobierno chino requirió que todos los usuarios de la cuenta de Sina Weibo (microblogging) se registraran con sus nombres reales y números de identidad.

A partir de 2018, el gobierno prohibió las conexiones a través de VPN, proxies que esconden la IP del usuario y le ayudan a sortear los filtros que el gobierno impone.

El gobierno chino ha instalado cerca de 200 millones de cámaras de vigilancia en todo el país, cuatro veces más que en los Estados Unidos. Para 2020, el gobierno chino espera integrar cámaras públicas y privadas, aprovechando los avances en tecnología de reconocimiento facial para construir una red de vigilancia a nivel nacional. Junto a las fotografías de las cámaras, el gobierno utiliza un sistema de inteligencia artificial, tecnología de reconocimiento facial, y análisis del comportamiento (forma de caminar, etc.) para identificar a cada persona (contrastando la imagen tomada por las cámaras con millones de fotografías y datos comportamentales obtenidos accediendo a las cuentas de redes sociales y las bases de datos policiales de 50 provincias) e incluirla, según sus actividades en la red, registros de movimientos vía GPS, antecedentes policiales, etnia, religión, etc., en perfiles prediseñados (criminal, violento, protestatario, inconformista, pacífico, sumiso, etc.) y poder decidir en tiempo real y según el perfil donde ha sido encajado, si se le admite en un puesto de trabajo, obtener un crédito bancario, obtener un billete de avión, utilizar los servicios de un restaurante de lujo, o identificarlo como sospechoso antes de que cometa un acto criminal.

El nuevo sistema de vigilancia algorítmica se está perfeccionando para la monitorización de grupos, multitudes o manifestaciones (crowd analisis) y poder predecir sus comportamientos para neutralizarlos.

Desde 2019 es obligatorio instalar en el móvil una aplicación, Clean Web Guard, que sirve para contactar rápidamente con las autoridades en caso de emergencia pero que también extrae el número de teléfono, geolocalización, fotos, vídeos, mensajes en WeChat etc., del aparato.
Programas de inteligencia artificial triangulan entre las actividades del sujeto en internet, su reconocimiento facial, y los datos sobre su crédito personal para establecer un sistema de vigilancia algorítmica total a partir de 2020 que establecerá un sistema de puntuación ciudadana que distinguirá en un banco, un restaurante, un hotel, una agencia de viajes, un aeropuerto, un hospital, etc., entre los ciudadanos de primera, segunda o tercera.

Así pues, el Big Brother chino vigila, espía y atemoriza a más de mil millones de personas y los trabajadores premiados por la revista Time, aumentan cada día los beneficios de las multinacionales que los explotan con la ley del valor y el temor al Big Brother omnipresente.

El laboratorio de Xinjiang


Xinjiang es una región de China de una extensión como dos veces Francia. Dada su extraordinaria riqueza mineral se ha llenado en los último años de factorías y población de origen han que ya supera a la población autóctona, uigures musulmanes de origen turcomano (más pobres y marginados) que han respondido con un movimiento separatista.

En Xinjiang y especialmente en su ciudad capital, Urumqi, hay puestos de control de seguridad y estaciones de identificación en casi todas partes. Desde 2017 es obligatorio que los uigures de Xinjiang instalen la aplicación Jingwang Weishi en sus teléfonos, lo que permite el monitoreo remoto total del contenido del teléfono. Las personas deben mostrar sus tarjetas de identificación y escanear sus caras con cámaras en una estación de seguridad antes de ingresar a un supermercado, a un hotel, a una estación de trenes, a una estación de autobuses, etc., para que los programas de inteligencia artificial triangulen sus mega-datos estableciendo perfiles individuales que incluyen datos biométricos, como muestras de ADN y muestras de voz. Las personas son calificadas en un nivel de "confiabilidad" según sus perfiles, lo que también tiene en cuenta sus relaciones familiares y conexiones sociales. Estos niveles incluyen "confiable", "promedio" y "no confiable". Según el nivel de confiabilidad del algoritmo un individuo puede acabar en un “campo de reeducación” (eufemismo para campos de concentración) como es el caso para más de un millón de uigures.

Esta aplicación estricta de los controles de seguridad es en parte una respuesta al movimiento separatista en 2009 asociado con algunos uigures musulmanes, pero es sobre todo un laboratorio a gran escala para experimentar sistemas de vigilancia total.

La paradoja orwelliana



Gilet Jaune: "No nos arrodillaremos, no temeremos represalias, seguiremos protestando hasta el final"... "usamos los chalecos porque no aceptamos ser invisibles"

Granada GLIF4: "Contiene 25 g de TNT, emite 165 decibelios y puede contener CS o gas lacrimógeno en forma de polvo o 10 g de gránulos de goma liberados tras la detonación. Estas granadas han sido responsables de la amputación de manos, hematomas y la formación de tejido necrótico entre los manifestantes de GJ."

Estrategia policial: "La policía cargará o avanzará. Su intención es obligar a los civiles a volver a la plaza y luego mantenerlos allí, no permitir que se vayan. Entonces los gasean con gases lacrimógenos y luego, cuando la multitud intenta dispersarse, cargan y disparan las LBD y las granadas GLIF4."

Emmanuel Macron fue elegido por la élite neoliberal y globalista para proteger y expandir sus intereses. En 2008 Macron trabajó para el Rothschild Investment Bank (RIB), donde obtuvo el apodo de "Mozart de las finanzas" por su exitosa orquestación de fusiones y adquisiciones de grandes empresas.

Macron y los medios públicos y privados que lo apoyan tratan de silenciar la principal reivindicación de los gilets jaunes, el RIC (Referéndum de Iniciativa Ciudadana), perfectamente legal en Suiza, Italia y California, pero que en Francia podría significar desviarse de la ruta neoliberal.

Probablemente China se haya puesto en cabeza de la gran industria del espionaje y la vigilancia, gracias al impulso inicial de la ayuda occidental. China está exportando tecnología de la vigilancia a occidente. Macrón, que clama contra el anonimato y la libertad en internet, necesita de la experiencia oriental para contener las protestas de los gilets jaunes, una versión europea de los levantamientos populares antiglobalización en China de las últimas décadas

De hecho es occidente el que está ahora importando el sistema de vigilancia algorítmica chino para aumentar la explotación de de los trabajadores. La ley del valor capitalista a secas parece que es poco competitiva.

Probablemente China se haya puesto en cabeza de la gran industria del espionaje y la vigilancia, gracias al impulso inicial de la ayuda occidental. China está exportando tecnología de la vigilancia a occidente. Macrón, que clama contra el anonimato y la libertad en internet, necesita de la experiencia oriental para contener las protestas de los gilets jaunes, una versión europea de los levantamientos populares antiglobalización en China de las últimas décadas

De hecho es occidente el que está ahora importando el sistema de vigilancia algorítmica chino para aumentar la explotación de de los trabajadores. La ley del valor capitalista a secas parece que es poco competitiva.

El programa de espionaje abarca cada una de los estratos de Internet. El estrato de las telecomunicaciones, tanto en la columna vertebral de la fibra óptica como en el nivel de ISP (Internet Service Providers). Google, Facebook , Yahoo , la NSA, la CIA, Microsoft, Amazon, etc., constituyen un entramado de espionaje masivo y los que se supone deben proteger la libertad de internet están absolutamente implicados en debilitar los estándares de encriptación. Cada vez que se actualiza Windows 10, Microsoft está espiando a todos sus clientes para pasar información a la NSA u otros servicios de inteligencia.

Edward Snowden rebeló la existencia de los CNEs. Los Computer Network Explotation (CNEs) son implantes de software instalados en las redes de telecomunicaciones de muchos países que además de espiar todo lo que circula en la red tienen la habilidad de tumbar esta red (se trata de cyber-armas capaces de ser activadas con un único comando. Infraestructuras vitales de estos países están pre-objetivadas de forma pueden ser anuladas con un solo comando que desencadena un cyber-ataque masivo.

Los ciudadanos del mundo enfrentan un complejo militar-financiero-digital de increíbles proporciones que está en poder de una mina gigantesca de datos de todos nosotros y que está usando estas nuevas tecnologías para reprimir a los grupos disidentes y como arma de apoyo para los golpes que preparan el fascismo neoliberal del siglo XXI.

links:

Citizenfour

El lado oculto de Google Documental online


https://es.wikipedia.org/wiki/Fundaci%C3%B3n_Nacional_para_la_Ciencia 

https://www.kickstarter.com/projects/7331688/surveillance-valley-the-rise-of-the-google-militar