22/3/20

Coronavirus, Capitalismo o Socialismo. No hay nada en medio


Jack London, La Plaga Escarlata 1912: "2012, este fue el año en que Morgan V fue elegido Presidente de los EEUU por el Board of Magnates. Debió ser una de las últimas monedas acuñadas, porque la Muerte Escarlata vino en 2013.” … “El censo de 2010 contabilizó 8.000 millones “ … ”Nuestros trabajadores eran llamadas freemen. Esto era una broma. Nosotros, los de la clase dirigente poseíamos toda la tierra, todas las máquinas, todo, en definitiva. Nos apropiábamos de todo lo que producían y les dejábamos lo mínimo para que pudieran comer y trabajar para nosotros.”... “Mi hermano me recomendó que permaneciera en mi casa y esperara si me había contagiado o no; acordé pues quedarme en casa y por primera vez en mi vida intentar cocinar.”... “La gente huyó de la ciudad, al principio lis ricos en sus coches y dirigibles, y luego la gran masa de la población a pié llevando la plaga con ellos.

El Confidencial (22-3-2020): “El Gobierno debate la posibilidad de ampliar las restricciones del estado de alarma y nuevas medidas económicas y sociales que incluyen la posibilidad de instaurar una renta básica, según fuentes del Ejecutivo.”

Una vez entró un ratón en mi despensa. Estuvo comiendo nueces a placer durante semanas. Un día me di cuenta de sus andanzas. Localicé por donde entraba y cerré el agujero. El ratón se quedó en casa, pero esta vez su dieta se redujo a hojas de libros de mi biblioteca. Cuando localicé su escondite corrió por el pasillo y volvió a desaparecer. A los pocos días, una noche oí un ruido delatador en una cajonera donde guardaba periódicos antiguos. Localicé el cajón y lo saqué inmediatamente de casa. La noche era oscura y apenas se oía algún aleteo de murciélagos. Pensé que el ratón buscaría la libertad, pero en lugar de escapar salió de cajón y se lanzó en rápida carrera hacia la puerta iluminada de la entrada.

Algo parecido nos ocurre a los humanos. Nos acostumbramos a vivir en la explotación, la miseria y las privaciones, en la inseguridad, la precariedad, la polución, la enfermedad, la mentira, la manipulación, la vigilancia y la monitorización perpetua, en un medio cada vez más hostil. Auque veamos la salida nos da miedo cruzar el umbral.

Capitalismo o socialismo, la cuestión de la información


En 1920 Ludwig von Mises publicó “Cálculo Económico en Régimen Socialista”. Para él, los dispositivos de planificación socialista no son capaces de determinar qué producir, en que cantidad y cuando. Para qué planificar si toda la información necesaria está disponible a través del mecanismo de la oferta y la demanda del mercado.

Pero el mercado solo encuentra un precio óptimo si existen muchos compradores y vendedores no monopolistas. Además, muchas industrias son monopolios naturales (incluso los economistas clásicos reconocen que los mercados no son perfectos y que del resultado de la negociación del precio entre dos partes una tercera, queda afectada por las llamadas “externalidades” negativas, sin quererlo ni saberlo; o que existen “bienes públicos” que no pueden ser sometidos a las leyes del mercado.

Pero no hay duda que con el enorme desarrollo de la capacidad computacional y de la Inteligencia Artificial, monitorizar la adecuada alocación de los recursos no debería significar ningún problema en la actualidad.

El proyecto Cibersyn


Stafford Beer: “El 11 de septiembre de 1973, Salvador Allende murió en un sangriento episodio las consecuencias del cual para la humanidad son incalculables hoy en día. Os digo solemnemente que Chile y la humanidad entera han sufrido un mazazo.”

Un aspecto fascinante del experimento socialista chileno fue el proyecto Cybsersyn, un proyecto que ligaba la cibernética, la transición política y la teoría de la organización, un sistema que pretendía regular la transición económica chilena de manera coherente con los principios socialistas de la presidencia de Allende.

A finales de 1970 un grupo de especialistas chilenos dirigido por Fernando Flores, un directivo del CORFU (el INI chileno), se puso en contacto con el informático inglés Strafford Beer para que los aconsejara sobre cómo aplicar los principios cibernéticos a la gestión de las empresas nacionalizadas. En noviembre de 1971 Beer arribó a Santiago y se entrevistó con Allende.

Una vez que Allende se familiarizó con la mecánica del modelo de Beer, comenzó a reforzar los aspectos políticos del proyecto e insistió en que el sistema se comportara de manera “descentralizada, con participación de los trabajadores y de manera antiburocrática”.

El Project Cybersyn (Synco, en español) fue una red de ordenadores desarrollada para regular el creciente sector estatal de la economía y dirigir y gestionar la transición de la economía chilena desde el capitalismo al socialismo. Se diseñaron modelos cibernéticos que conectaban los ordenadores ubicados en los centros de producción y un ordenador central situado en la sede del gobierno en Santiago, permitiendo al gobierno tener una idea clara y en tiempo real del curso de la producción y de la situación económica para poder responder con rapidez y precisión.

La red funcionaba a partir de una red de télex previamente usada para el seguimiento de satélites. Igual que la futura internet, dicha red de terminales télex (solo podían transmitir caracteres ASCII) estaba concebida con la idea de crear una red de alta velocidad para el intercambio de información. Los informáticos diseñaron un conjunto de programas de ordenador escritos para recolectar, procesar y distribuir hacia o desde cualquiera de las factorías estatales. Se diseñaron gráficos de flujos cuantitativos de actividad para cada empresa para destacar todas las actividades más importantes, incluido uno bajo el epígrafe de “inquietud social”. El software usaba métodos estadísticos para detectar tendencias de producción basados en datos históricos, para prevenir problemas antes de que se produjeran. Si alguna variable se salía del rango especificado por el programa el sistema emitía un aviso.

Pero el experimento cibernético socialista chileno duró escasamente 1000 días. No hubo tiempo para más.

El sistema de planificación centralizada de Walmart


En 1975 Walmart adquirió un ordenador IBM 370/135 para coordinar el control de stocks interconectando electrónicamente sus inventarios. Esto frenó en seco los problemas de falta de stocks o de excedentes en las cadenas. Walmart fue la primera en introducir el sistema de código de barras universales para sus decenas de miles de proveedores. La circulación de la información en tiempo real permite a todos efectuar con rapidez los ajustes necesarios. Los proveedores, aunque forzados a rebajar sus precios, tienen menos gastos de inventarios, de logística y de transportes y, de hecho, en cuanto al sistema de planificación, podrían considerarse como formando parte de la misma Walmart.

En 1970 el PIB de la URSS era de 0,8 billones de dólares. El negocio del leviatán Walmart en 2017 alcanzó 0,485 billones.

En la década de 1980 y antes, Sears era el minorista más grande de los Estados Unidos. A diferencia de la planificación centralizada de Walmart Sears optó por seguir las recomendaciones de Von Mises y puso en competición entre sí a sus diversas filiales y divisiones (los gestores de la sanidad española han seguido las mismas pautas de simulación desde hace años). La competencia intra firma fue feroz pero el resultado fue un cementerio corporativo. Su empresa matriz se declaró en bancarrota el 15 de octubre de 2018.

El discurso neoliberal se ha quedado obsoleto


 Robert Reich, exsecretario de trabajo de Bill Clinton: “Pronto llegaremos a un punto en el que la tecnología está desplazando tantos empleos, no solo trabajos de baja categoría, sino también trabajos profesionales, que tendremos que tomarnos en serio la noción de un ingreso básico universal ".

Cáncer capitalista (3º Revolución industrial): "A diferencia de las revoluciones anteriores, esta tercera revolución acontece en un momento en que una expansión adicional del sistema resulta ya imposible. El sistema se enfrenta a dos barreras totalmente infranqueables: Una interna puesto que es imposible expandirse más allá de la misma “globalización” y otra externa ante el agotamiento de los recursos, graves problemas de polución y catástrofes biológicas y medioambientales."

Con el coronavirus el neoliberalismo ha entrado definitivamente en estado de shock. Tras impartir duras terapias de shock a diestro y siniestro durante su abominable existencia es ahora el mismo sistema global el que precisa de una terapia drástica y radical para limitar en lo posible las terribles consecuencias su deriva irracional. 

Los líderes del capitalismo globalizado tienen miedo. Advierten el peligro. La globalización neoliberal cada día que pasa evidencia más desocupación, más precariedad y peores condiciones de vida para la inmensa mayoría de la humanidad. Y cada día que pasa los precarios, los desplazados, los parados y los excluidos son más y protestan con más virulencia.

Reconocen que la tercera revolución industrial de Jeremy Rifkin (la de las punto.com) ha resultado fallida. Las nuevas empresas y sectores digitalizados que habían de crecer y multiplicarse para sustituir a las desaparecidas reliquias de la segunda revolución industrial han fallado estrepitosamente. La e-economía colaborativa se ha convertido en autoexplotación, precariedad, vuelta al putting out system y millones de jóvenes bicicleteando las ciudades globalizadas polucionadas repartiendo lo que antes se vendía en los comercios.

El capitalismo global monopolista claramente no está proporcionando empleos para muchas de las personas que los necesitan. Con una alicaída demanda a causa de la enorme polarización de la riqueza los monopolistas sin incentivos no invierten (si no en tinglados financieros), no contratan y la capacidad de negociación de los que aún están empleados es cada vez menor.

 4ª Revolución Industrial


El discurso neoliberal está quedando obsoleto y precisa de un make up. Davos y el Foro Económico Mundial proponen un nuevo capitalismo, el capitalismo rejuvenecido de la 4ª Revolución Industrial.

Con la digitalización surgirán miles de nuevas empresas (creación de plataformas digitales, algoritmos, aplicaciones e interconexiones, etc. Un futuro automatizado en el que la inteligencia artificial, la energía solar, la edición de genes, la minería de asteroides y la carne cultivada en laboratorio generan un verdadero paraíso digital.

Extraño “paraíso” en el que los monopolios del Silicon Valley (GAFAM) siguen ofreciendo sus inestimables servicios a las petroleras para que sigan perforando y extrayendo a menor coste. Microsoft trabaja con Chevron, BP, Equinor y Exxon, para aumentar la eficacia de la detección y explotación hidrocarburos a partir de la inteligencia artificial y cloud computing. Microsoft acumula y analiza los tera octetos de datos captados en tiempo real de los pozos petroleros cubiertos de miríadas de sensores (la internet de las cosas) al mismo tiempo que ofrece en el mismo paquete sofisticados sistemas de espionaje para detectar algorítmicamente los comportamientos sospechosos de sus trabajadores o analizar sus e-mails personales. Amazon ha creado el servicio en la nube AWS Oil and Gas Solutions, que recluta expertos en IA especializados en su aplicación en el sector de la energía. Google además de haber creado la división Oil Gas and Energy en el seno de Google Cloud, tiene acuerdos de partenariado con Total, Anadarko y Nine Energy Service ofreciéndoles servicios de almacenamiento y tratamiento de datos así como soluciones de aprendizaje automático (machine learning).

El discurso del Foro Económico Mundial insiste en argumentar que esta próxima revolución es de alguna manera más nueva, más diferente y “más amenazante” que cualquiera que hayamos experimentado anteriormente. Tesla ya produce con "luces apagadas", con procesos totalmente automatizados que pueden ejecutarse totalmente a oscuras. Hay ordenadores capaces de escribir sinfonías que emocionan a la audiencia, o que están aprendiendo a identificar el cáncer, o que diseñan mejor que cualquier financiero las estrategias para los fondos de inversión,… es decir que esta vez, no solo está en peligro el trabajo manual o el trabajo industrial sino también el empleo de cuello blanco, lo cual significa un caldo de cultivo cada vez más explosivo para los levantamientos y las insurrecciones antisistema.

Pero de nuevo estamos ante una Fake revolution, un discurso futurista para achacar los desmanes sociales del capitalismo monopolista a la tecnología.

Regenerar el capitalismo. El New Deal digital




El capitalismo necesita una regeneración y la respuesta es pura magia. El New Deal digital.

1º Echar la culpa del estancamiento, el paro, la precariedad, el empeoramiento de las condiciones de vida y el imparable desastre medioambiental no a la codicia sin par del capitalismo monopolista sino a los robots y la automatización. Son ellos y no la codicia de la globalización monopolista los que detraen capacidad negociadora a los trabajadores. El mago nos dirige la mirada a la mano falsa.

2º Pero las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, la robótica y el blockchain ofrecen grandes posibilidades para un futuro mejor en el que se da por supuesto que la responsabilidad empresarial jugará un gran papel para reducir las externalidades.

3º La automatización debería implicar la liberación colectiva del trabajo de la humanidad (¿socialismo?), pero debido a que debemos permanecer en una sociedad (capitalismo) donde la mayoría de las personas deben trabajar para vivir, este sueño puede llegar a ser una pesadilla de desempleo masivo (mareando la perdiz).

4º La única forma de prevenir una catástrofe social y política es una renta o ingreso básico universal (el as en la manga), como proponen Mark Zuckerberg y Elon Musk o un impuesto sobre los robots como propone Bill Gates para financiarla. Renta básica, ingresos no salariales garantizados, un impuesto negativo sobre la renta, etc.

Así pues, tras el Coronavirus, el New Deal Digital. La renta básica tiene dos objetivos claros: reanimar la exangüe demanda agregada y evitar la sublevación generalizada contra el sistema. Pero se mantendrá lo suficientemente baja como para que no desaparezca el incentivo para trabajar. Es decir, será muy, pero que muy baja.

5º Mercados Digitales: Reconocen el fracaso de los mercados globalizados "just in time" para la asignación de los recursos (descalabro mundial de las cadenas de producción).  Reconocen la necesidad de un  nuevo sistema de asignación de los recursos. En este renovado capitalismo el mismo sistema de precios ya no es un indicador fiable para los mercados.

El prestigitador saca otro conejo de la chistera. Con los avances de la computación (a coste marginal cero) y de la digitalización, los operadores del mercado confiarán más en los datos que en los precios para ordenar y coordinar mejor sus actividades haciendo más eficientes los mercados. Los mercados digitales, a diferencia de los analógicos, permiten a las partes de una transacción especificar y manejar múltiples criterios que van más allá del precio. Los algoritmos de coincidencia pueden procesar grandes cantidades de datos utilizando criterios finamente detallados. Sistemas de inteligencia artificial pueden inferir nuestras preferencias a través de la observación y la correlación. Nuevas aplicaciones en nuestro smartphone escanearan en tiempo real nuestro completo perfil de datos para localizar online los productos, los servicios y los comerciantes o proveedores que más nos convienen y negociar automáticamente con ellos el precio a convenir y el pago correspondiente, todo con unas simples pulsaciones. A medida que los mercados se digitalizan se irá haciendo menos necesaria la utilización del dinero.

6º Pero la propiedad y el poder seguirá residiendo en el Club de Davos, los monopolios privados seguirán creciendo, la globalización suicida continuará destruyendo los ecosistemas gracias a la irresponsabilidad corporativa, etc., etc. y, con la crisis y la depresión en ciernes el nivel de monopolización y polarización alcanzará cotas inverosímiles que dejarán en ridículo las actuales desigualdades.

Así pues, frente al coronavirus, frente a la crisis ecológica,  frente a la terrible crisis global de 2020 - ????, un nuevo (sic!) sistema social en ciernes, el capitalismo de los datos, el capitalismo de la vigilancia y el espionaje total, la edad del conocimiento post-capitalista, la 4ª RI, etc. Una nueva especie de barbarie en la que gracias al terapéutico poder de los datos y la información,  los achaques del neoliberalismo serian superados y se restauraría la triste eficiencia de los mercados. Una distopía neofascista de la vieja idea medioambientalista de la Nave Tierra, una versión corporativa donde seremos simples pasajeros de una nave dirigida (hacia la catástrofe)  sin derecho a discutir, votar, elegir y decidir o, … Socialismo.

16/3/20

Crisis 2008 vs crisis 2020. Semejanzas y diferencias




Comentarista: “Los capitalistas siempre piensan en el futuro, siempre planean. Usan la ofuscación, las mentiras y la propaganda para decirnos que están tratando de "salvarnos" cuando en realidad están tratando de salvarse a sí mismos”. 

Steve Mnuchin, secretario del Tesoro norteamericano, 13 de marzo 2020: “Hay montones de liquidez y esto no es como la crisis financiera”.

Mark Zandi, economista de Moody’s Analytics: “2020 es realmente un punto de inflexión.”

La crisis del 2020 ya está aquí


El índice de volatilidad Vix, conocido como el indicador de miedo de Wall Street, que mide los movimientos extremos futuros esperados en los mercados financieros, alcanzó los niveles más altos desde el colapso de 2008.

Los inversores se han lanzado a comprar activos considerados como refugios seguros en tiempos de crisis, incluidos los bonos del gobierno del Reino Unido, Estados Unidos y Alemania, lo que está reduciendo los intereses a los niveles más bajos nunca registrados. El precio de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años ha escalado a niveles no vistos en 10 años, mientras que el rendimiento, que se mueve en la dirección opuesta, cayó por debajo del 1% por primera vez en la historia para los bonos a 30 años. El costo para el gobierno del Reino Unido de pedir prestado durante un período de dos años se volvió negativo por primera vez, lo que significa que los inversores se ven obligados a pagar para poseer estos bonos. El precio del oro subió a su nivel más alto desde 2013.



Evolución del Dow Jones (23% en 2019)

En el crack del 2008 el Dow Jones perdió el 21,4% de su valor un mes después de la caída de Lehman Brothers, después que Merrill Lynch fuera adquirido por Bank of America, y después que el gobierno nacionalizara AIG.

En el reciente crack del 13 de marzo la bolsa cayó un 21,5%. La Reserva Federal ha ofrecido préstamos a casi nulo interés por valor de 1,5 billones de dólares a las corporaciones que cotizan en Wall Street (con absoluto secreto de quienes son los destinatarios). Se trata de una expansión dramática y sin precedentes del balance de la Reserva Federal. El capital social de los bancos se ha fundido y todos están con el gota a gota de la Reserva Federal. En otras palabras, la Fed ha lanzado oficialmente su segundo rescate de Wall Street desde 2008.

Antes de la epidemia estaba produciéndose una desaceleración muy marcada de la producción industrial. En septiembre de 2019 la FED ya estaba facilitando préstamos a interés ridículo que a primeros de marzo de 2020 ya sumaban 9 billones. En lo más duro de la crisis de 2007-08, durante los 31 meses que van desde diciembre de 2007 a julio de 2010, la FED inyectó 16,1 billones.

Semejanzas con 2008


En ambos episodios el trasfondo de la crisis financiera es la sobrepoducción o subconsumo. La polarización de la renta y la riqueza (baja de impuestos, baja de cotizaciones, paraísos fiscales, etc.) acumula los medios de pago en unas pocas manos que según los defensores del sistema, deberían ser los agentes de la inversión y el empleo. Pero, sin demanda suficiente caen las ventas y la tasa de beneficio del sector no financiero que deja de ser rentable. Microsoft, Berkshire Hathaway, Google, Apple, Facebook, Amazon y otros grandes monopolios, tienen cajeros rebosando con más de 800 mil millones de dólares en efectivo sin invertirse.

La situación que llevó a la crisis de 2008 se debía a la excesiva financiarización y monopolización del sistema. Pero las crisis facilitan el avance de la monopolización y la acción de las agencias monetarias para superarlas aumentan la financiarización con lo que facilitan aún más la híper-concentración del capital y por lo tanto la polarización de la riqueza. Un verdadero círculo vicioso, la gran depresión monopolista. A los rentistas dueños de propiedades físicas, financieras e intelectuales les favorece la estrucura monopolista mientras que la inmensa mayoría permanece en una inseguridad económica crónica.

La situación era tan explosiva que El Club de Davos recomendaba hace unos meses la generalización de la renta básica para todos, sin distinción entre ricos y pobres, para estimular el consumo (evidentemente la culpa de la falta de inversión y empleo no sería el capitalismo monopolista sino una supuesta 4ª revolución industrial automatizadora que expulsa trabajadores como una centrifugadora).

Las dislocaciones de la crisis de 2008 no condujeron a reformas fundamentales, sino a esfuerzos concertados para restaurar el statu quo ante. Los bancos y las empresas no financieras han recibido en los últimos años grandes cantidades de dinero. Pero en la mayoría de los casos los bancos lo usaron para cubrir sus activos “enfermos” y muchas corporaciones simplemente para mantenerse a flote. Si la deuda es más barata, es posible endeudarse más pagando en total menos intereses. Poco de este dinero ha ido a inversión productiva.


Así pues, si la crisis de 2008 fue una crisis de deuda (hipotecas, economías domésticas), el Armagedón en ciernes es una crisis de deuda, pero esta vez de deuda corporativa y de deuda soberana.


Endeudamiento de las economías domésticas antes de la crisis de 2008


La gran diferencia entre 2008 y 2020


Deuda soberana

 Una diferencia crucial sin embargo es que en 2007-08 las naciones no estaban tan endeudas como hoy (verde). Entre 2000 y 2010, el hecho es que todas las naciones europeas, excepto Portugal, estaban reduciendo su nivel de deuda respecto al PIB o manteniéndolo a raya. La mayor parte de Europa (con excepción de Italia y Grecia) estaba reduciendo la deuda pública a niveles bastante manejables e históricamente bajos. La deuda de Irlanda era muy baja (27%). Incluso en España se estaba generando más ingreso público que gasto.


 Con el rescate bancario de 2008-2009 todo esto cambió. Hoy la mayoría de países tienen ratios de deuda pública con respecto al PIB cercanas o superiores al 100%. Los altos niveles de endeudamiento soberano son tales que una leve subida de la prima de riesgo puede desestabilizar por completo todo el sistema. De ahí la enorme inyección de los bancos centrales para mantener bajos los tipos de interés. En el caso de España, a diferencia de Italia o Japón, donde son sus ciudadanos los prestamistas, la deuda total (pública y privada) con el exterior es de 2.125 billones de euros (el 172% del PIB) la segunda más alta del planeta.

 Deuda pública española

 

Deuda corporativa  

La nueva burbuja al estilo ENRON


Pero la enorme cantidad de fondos inyectada en los mercados financieros para mantener bajos los tipos de interés se ha traducido en una burbuja de deuda dos veces superior a la de 2007-8. Los bancos centrales, intentando evitar el incendio, han estado echando más y más gasolina con compras masivas de bonos basura corporativos y de deuda pública de países al borde del abismo generando una tremenda distorsión en la calidad de las inversiones.

Tendencia descendente de los tipo de interés


Así pues, la burbuja ya no está en el sector hipotecario sino en el sector corporativo (la deuda corporativa supera el 73% del PIB global) y se hace al estilo ENRON. Aprovechando los bajos tipos de interés las grandes corporaciones utilizan los préstamos bancarios o las obligaciones emitidas, para comprar sus propias acciones (buybacks). Esto aumenta el valor en bolsa de las acciones (y la riqueza de los dirigentes). Este aumento de valor de las acciones se utiliza como colateral para pedir más préstamos y repetir la operación una y otra vez engrosando el peloteo.

ENRON emitía acciones que compraban unas filiales especiales (no consolidadas en sus balances) llamadas "special purpose entities" sociedades de inversión que utilizaban dichas acciones como garantía para pedir préstamos, dinero que traspasaban a ENRON comprándole activos malos con lo que las SPE se quedaban con las pérdidas y ENRON con las ganancias. El problema es que al igual que en el caso de ENRON, este arreglo circular funciona hasta que el valor de las acciones cae, que es lo que finalmente desencadenó el colapso de ENRON y va a desencadenar el colapso de las decenas y decenas de ENRON que pueblan los mercados bursátiles.

El BCE está comprando obligaciones tanto públicas como privadas ( BMW, Shell, Total, LMVH, etc. ) por más de un billón de euros. Los fondos de inversión, los bancos y las grandes empresas vuelven a ser los primeros y principales beneficiarios del sostén de los organismos públicos. No es de extrañar las altas dosis de "greenwashing" de estos sectores en los medios de comunicación.

Deuda corporativa basur, los CLOs

Elisa Martinuzzi (Que da más miedo, el cambio climático o los CLOs 1.12.2019): "¿Qué produce más miedo, el cambio climático o los CLOs? Lo cierto es que ambos significan un riesgo global y merecen atención, pero la bomba de la deuda corporativa es la amenaza más inminiente"

Alrededor del 40% del endeudamiento corporativo global, unos 19 billones de dólares, está altamente apalancado y podría generar un estallido financiero mucho máyor que la crisis de 2008. 1,2 billones  serían deuda basura que está pagando intereses muy por encima de la media. Pero junto a esta montaña de deuda problemática se estima que existen CLOs (Collaterized Loan Obligations) por valor de 600.000 millones de dólares,  préstamos de alto riesgo, préstamos ninja que son empaquetados y vendidos por tramos como era el caso de los CDOs antes del crack de 2008.


Cambios en el sistema. Corporatocracia


En los últimos años se ha creado un discurso público implacable, a través los imperios mediáticos, para insistir en la necesidad de 'arreglar 'y proteger el sistema, y el peligro extremo para todos nosotros si el sistema no se salva (nunca se habla explícitamente de "capitalismo" que se ha convertido en un término tabú en todos los medios de desinformación). Se nos ha repetido una y otra vez que cualquier cambio radical en el sistema financiero y político actual es imposible, y si se intenta, solo nos traería un desastre. Se han realizado enormes esfuerzos para mantener la inercia del sistema global, desde la inmensa violencia de la política imperial y las guerras de cambio de régimen, hasta la violencia más sutil del despojo económico por parte de una élite privilegiada que controla los mecanismos de poder.

La victoria del capital depende de que nadie entienda lo que está sucediendo en todo lugar o momento.

Para evitar nuevas crisis el poder de regular debe ser tomado de las naciones y controlado de manera efectiva por las corporaciones. Debe profesionalizarse la gobernanza. La democracia puede y debe ser neutralizada. Se deben encontrar formas efectivas para convencer a las personas de que el gobierno democrático ya no es suficiente para protegerlas. La alternativa a la democracia debe ser la Regla de Derecho Internacional según lo escrito y controlado por los abogados de las grandes corporaciones monopolistas. Los bancos centrales deben liberarse de las decisiones de los parlamentos. La gente debe esperar sus decisiones incuestionables con resignación y esperanza. Tal esfuerzo ahora está consagrado en los acuerdos comerciales multilaterales que actualmente se acuerdan a puerta cerrada: el TPP, el TTIP con sus correspondientes Investor State Dispute Settlements (ISDS) clausulas y el TISA (Acuerdo sobre el Comercio de Servicios) que pretende eliminar del control nacional a las finanzas.

Esta radical usurpación de la capacidad de regulación de los estados es la que ha permitido la deriva monopolista y la proliferación de ENRONs mucho más gigantescos y sin control alguno. El 28 de diciembre de 2000, las acciones de ENRON alcanzaron la cotización récord de $84.87 – convirtiendo a ENRON en la séptima empresa más valiosa de Estados Unidos. En octubre de 2001 Arthur Andersen comenzó a destruir documentos relacionados a las auditorías realizadas a ENRON. La destrucción continuó hasta noviembre cuando la firma recibió una cédula para comparecer ante la Comisión de Seguridades y de Comercio que inició una investigación formal. La regulación sobre grandes corporaciones aún estaba en manos del estado. El 26 noviembre de 2001 las acciones de ENRON cayeron a $4.01. El 2 de diciembre se declaró la quiebra. El 9 de enero de 2002 el Dep. de Justicia inició la investigación criminal que llevaría al proceso y encarcelamiento de sus dirigentes. Pero la debacle de ENRON no paró la financiarización monopolista. "Hoy somos todos ENRON y somos nosotros los que legislamos"

El coronavirus, un catalizador


El virus es un catalizador que abre un período de colapso generalizado de un sistema en avanzado estado de podredumbre económica, ecológica y social. Las cadenas globalizadas de producción just in time han quedado desarboladas. Pronto veremos cómo los estados, instituciones, prácticas y creencias que alguna vez parecieron elementos permanentes de nuestro mundo serán barridos. Lo que estamos experimentando se ha estado construyendo durante décadas, pero la sinergia de estos procesos causales, sus verdaderos efectos emergentes están a punto de hacerse completamente evidentes.

El virus es una chispa, no la causa, y está rompiendo los últimos anillos de refuerzo que mantienen unido el sistema capitalista global. Los vestigios de fe en el sistema comenzarán a colapsar. Se producirán quiebras en cascada y despidos debido a las presiones deflacionarias masivas en todo lo que no sean bienes esenciales.

Es probable que el cierre de países como Italia o España provoque un gran contagio financiero en la zona euro. La Unión Europea o se romperá en este proceso o se transformará en algo muy diferente de lo que ha sido. El PIB italiano para 2020 puede caer más de un 10%. Algo parecido o peor puede ocurrir en España. El euro perderá fuelle ante el dólar o el franco suizo.. El colapso alcanzará a las materias primas cuyos precios caerán en picado afectando a los países exportadores.

La 2ª Gloabalización monopolista ha entrado en fase de fusión acelerada. Ya nada va ha ser como antes. Dudo que el capitalismo sepa volver a reinventarse (¿un neo-fascismo liberal?). El coronavirus  es la derivación estructural de un sistema fallido, el último estertor de un enfermo crónico y posiblemente su capítulo final.



 Pero, al menos, el virus parece que va a dejar por el momento en ridículo todas las cumbres climáticas y planes anti-polución urbana habidos y por haber.