24/9/08

700.000$ El rescate de Wall Street




Otto Spengler:"¿Donde está el Vladimir Putin americano, que saque de la circulación a los oligarcas que han saqueado el tesoro y se han cargado su moneda?"

Si alguien podía dirigir con firme determinación al mundo a la Gran depresión este no podía ser otro que G. Bush y su equipo.

Estamos ante una nueva evidencia del derrotero actual del capitalismo analizado por Naomi Klein en su libro "Doctrina del Shock”. Los cowboys de Bush han desenfundado. O se añade un paquete de 0.7 billones a los más de 0,9 billones ya volcados durante este año - 1.1 billones en lo que va de crisis- a los bolsillos de Wall Street (0,7 billones que tocan a 2.000 $ por contribuyente) o el completo hundimiento de la economía.




Los botes del Titánic para los que lo hicieron naufragar
 
Como buenos jugadores que son, Bush y Paulsen han planteado al Senado y al Congreso una propuesta agresiva para empezar el regateo. "¡Quiero los 700.000 ya y voy ha hacer con ellos lo que me dé la gana!". De esta forma ambos partidos podrán demostrar a sus votantes que están en la labor matizando la propuesta para hacerla más digerible al contribuyente. Al fin y al cabo estos chicos malos de Wall Street financiaron con largueza sus respectivas campañas.

El proyecto - de dos páginas y media - se vende como la llave que abrirá el cerrojo que atenaza a los mercados financieros. Pretende crear un mercado para el papel tóxico de Wall Street que descongele los mercados (vuelva la confianza y los bancos vuelvan a prestarse dinero entre ellos y de nuevo a la economía)

Así pues estamos delante de la misma táctica empleada para iniciar la guerra de Iraq. O sueltas la pasta o volamos todos.

El texto, una verdadera joya del futuro museo de la crisis del siglo, atribuye el poder de canalizar 0.7 billones de $ de los contribuyentes a "cualquier institución financiera,".. "sin ninguna limitación... en los términos y condiciones a determinar por el abajo firmante ..." ... "las decisiones que se tomen no podrán ser revisadas por ningún tribunal de justicia ni ninguna agencia administrativa"...

El proyecto es obra del Secretario del Tesoro Henry Paulson, con una larga y fructífera trayectoria en la carrera del oro de Wall Street. Director y jefe ejecutivo del titán de los bancos de inversiones Goldman Sachs desde 1999 hasta mayo del 2006, en que Bush lo colocó a dedo en el Tesoro (su sueldo en 2005 había sido de 37 millones de dólares)

Después de afanarse en vender sus acciones de Goldman Sachs por 500 millones (acogiéndose a "la regulación" que exime de pagar impuestos por plusvalías de capital cuando uno entra en la administración, se ahorró decenas de millones de dólares en impuestos), en su discurso de confirmación en junio de 2006 enumeró sus prioridades: "bajar más los impuestos, expandir los tratados de libre comercio y aumentar la flexibilidad de los mercados financieros previniendo cualquier intento de regulación." ("preventing creeping regulatory expansion")

Existe una fuerte relación incestuosa entre Wall Street y el Dep. del Tesoro. Los "Primary Dealers - firmas que pueden participar en las operaciones de mercado abierto comprando Deuda del Tesoro en las subastas organizadas por la Reserva Federal - son pieza clave en el mecanismo de financiación del Estado Federal. De ahí el interés de mantenerlos a flote a pesar de su mala situación financiera. Así pues, los llamados "Tio Sam brokers" son los primeros de la lista para el rescate: Citigroup, JPMorgan Chase & Co., Bank of America+Merrill Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley.

En un proceso desbocado de adquisiciones y fusiones, de los 46 "primary dealers" que había en 1988 sólo quedaban 20 en junio del 2008, y con las fusiones forzadas por la crisis el número se ha reducido a 16 instituciones "too big to fail". Además, la supervisión e inspección de estas entidades se fue relajando según los deseos de Alan Greenspan en sus 19 años de presidencia.

Por cierto que uno no puede menos que preguntarse. ¿Porqué se dejó caer Lehman Brothers y ahora se apuntala Goldman Sachs?- Lo cierto es que los máximos perjudicados en el caso Lehman Brothers - como en la quiebra de Enron - son los accionistas de a pie, los fondos de pensiones y las mutualidades de ahorros.

Goldman Sachs Group Inc. y Morgan Stanley podrían estar entre los mayores beneficiarios del saqueo de las arcas públicas por su antiguo correligionario mientras que muchos bancos sólo las verían pasar.

Se trata de una fantástica, virtualmente inconcebible cantidad de dinero que aunque para un ex-trader de Wall Street sólo signifiquen unas cifras tecleadas en su computadora, su contrapartida en la economía real, en la economía global, son bienes y servicios reales, horas trabajadas por personas reales en el mundo real que se detraen de la mayoría para cubrir las pérdidas de una ínfima minoría.


La legislación que propone le permitirá decidir que títulos comprar, a quien comprarlos, a que precio y que compañías y personal colaborarán con él en la tarea.

Para "controlar" todo el proceso de saqueo de los contribuyentes, H. Paulson podrá contratar a discreción antiguos compadres de la charanga financiera como personal especializado para el nuevo "Fondo Hedge del Tesoro" cuyo "negocio" consistirá en cambiar obligaciones basura (CDOs, RMBSs, ...) por obligaciones del tesoro hasta 0.7 billones.

Se trata nada menos de auto-otorgarse la autoridad para comprar y vender con dinero público cualquier cosa, sin ninguna supervisión, ni del Congreso, ni de los tribunales, ni de nadie, sin ningún límite ni en cantidad ni en calidad, en la más pura tradición de los avariciosos managers de los fondos hedge radicados en las islas Caimán.

Con un resabio de la vieja dignidad perdida Paulsen, como cualquier jugador barriobajero, enseña la camisa debajo de las mangas y va diciendo que no permitirá que le cuelen “nuevos” productos financieros emitidos con posterioridad al 18 de septiembre. Faltaría más.


La revista Fortune se afanaba en dedicar su última portada al señor que va a canalizar "de momento" cerca de un billón de dólares de los contribuyentes a los bolsillos de sus protas habituales.

De los 3 billones de $ que disponía la Reserva Federal a principios de 2007, casi la mitad se han bombeado ya a Wall Street (... Bear Stearns, Fannie Mae, Freddie Mac, AIG). Ni un dólar para los millones de contribuyentes ya desahuciados y los millones que están quedándose sin luz ni gas para evitar entrar en la lista de los más de 10.000 embargos hipotecarios que se suceden cada día o de los que se van de su casa y envían una carta al banco hipotecario con las llaves (jingle mail)


Pero ni 0.7 billones ni 1 billón ni 3 billones serán suficientes para sanear un sistema hipertrofiado y corrompido hasta las entrañas que está siendo absorbido por un enorme agujero negro que va a tragarse la mayor parte de la galaxia financiera en unos pocos meses (Solamente los seguros contra insolvencias con la rúbrica de A.I.G. totalizan cerca de 42 billones de dólares)

A pesar de que toda la prensa económica y la mayoría de los economistas con renombre se afanaron inmediatamente en cantar la bonanza de la noticia y los mercados reaccionaron enardecidos con subidas históricas el fin de semana, a los tres días las cosas estaban igual o peor.

Se repite la misma historia del crac del 29. Reunionitis aguda los fines de semana y lunes negros seguidos de jueves más negros todavía.

Declaraciones de que no se va caer en lo mismos errores de los años 30, como si hoy fuera todo tan sencillo como leerse "el crac del 29" de Galbraith y enmendar la ineptitud de los gobernantes de la época, para justificar los rescates a mansalva para unos actores financieros que solo esperan que pase la tormenta para volver a las andadas.

Las medidas adoptadas dispararán al alza el déficit de EEUU que seguramente rebasará los 0.5 billones de $. El sector público emitirá deuda pública que tendrá que colocar en el mercado compitiendo en tipos de interés con el sector privado, encareciendo el coste del endeudamiento.

Los chinos, principales tenedores de deuda pública USA publicaban en el People's Daily que “el mundo necesita un patrón monetario nuevo y un nuevo orden financiero internacional que ya no dependa de los EEUU”

Los 700.000 $ implicarán adicionales emisiones bonos que forzarán los tipos de interés al alza para poder colocarlos en el mercado, detrayendo el poco crédito existente disponible para el sector privado. Ello puede crear problemas adicionales a los bancos con el agua entrando ya en las bodegas.

Hay importantes problemas técnicos en el uso de los 70.000 millones para comprar productos financieros contaminados. La idea inicial del Tesoro fue la de subastar los fondos ("reverse auction") un método apropiado cuando se trata de compra un tipo único y determinado de títulos (como cuando una empresa compra sus propias acciones) Pero es completamente infactible en el caso de productos financieros basados en una enorme variedad de hipotecas y la casi ilimitada variedad de derivativos basados en aquellas. La compra involucraría un gran número de decisiones de valoración arbitrarias por parte del personal del Tesoro y sus consejeros. Además, a causa de lo arbitrario del precio, a muchos bancos puede no interesarles vender puesto que los principios contables del "Mark-to-market" (que por cierto desde el año pasado se aplican también en Europa) forzarían - aunque hoy en día nadie cree que se apliquen unas normativas contables diseñadas sólo para fases alcistas - a los bancos a rebajar el valor de sus activos con lo que la capitalización disminuiría y se verían obligados a pagos adicionales ("margin calls") a las aseguradoras, empeorando más su ya crítica situación de iliquidez.

¿Hacia donde va el capitalismo?

En la fase actual de la dinámica capitalista el sistema sobrevivía dentro de una incubadora financiera - que tuvo la virtud de suministrar crédito a un creciente masa de sin recursos - que se está resquebrajando por todas partes. Se trataba de una economía burbujeante. Hacía años que sin el estímulo de la burbuja de turno la economía mostraba claros síntomas recesivos. Se trataba y se trata de una adicción pura y dura.
En las condiciones de "mono" actuales, las pataletas son de órdago. Se amenaza desde todos los foros con que la única solución a la crisis es volver a recrear las condiciones anteriores al crac. Se afirma contra viento y marea que los fundamentos de la economía son buenos. (sic).
Hay que rescatar al sistema financiero al completo y, a poder ser, sin condiciones. el FMI y el Banco Mundial, responsables directos de la pobreza y miseria mundiales, correas de transmisión de los intereses más mezquinos de las multinacionales, amenazan desvergonzadamente con la generalización del hambre y las enfermedades nutricionales "si no se toman decisiones coordinadas para un rescate generalizado".
Pero, para bien o para mal, nada va a volver a ser como antes.
Hemos entrado en el círculo vicioso de la gran depresión, el reino del capital, la terapia de choque permanente, las mejores condiciones para la acumulación del capital. Los competidores flaquean y sucumben mientras los "mejor dotados" crecen a sus expensas. Si nada lo impide las fortunas de hoy van a parecer miseria para la concentración de capital que se avecina. Los 700.000 y los sucesivos rescates posteriores, servirán para que los bancos grandes compren a los pequeños, eliminando la competencia y alcanzando los máximos niveles de monopolio y poderío para imponer sus intereses.
Los fondos hedge (Soros, Paulson and Co., Renaissance Technologies, ...) se están lucrando apostando a la baja en los mercados financieros y al alza en los de commodities y alimentos. Soros hizo su fortuna jugando a la baja contra la libra esterlina en 1992 hasta forzar la devaluación que le generó ganancias por 1000 millones de $. Paulson and Co. lleva ganados varios miles de millones de $ a partir de complejos instrumentos financieros diseñados para lucrarse a la baja del crack inmobiliario. Pronto empezará el gran round de las divisas.

Estamos en la edad de platino de las petroleras. Con precios doblados en 2007, las siete hermanas están recaudando los mayores beneficios de su historia. Es como el final de las partidas de Monopoly, las petroleras tienen todas las bazas y nadie se escapa ya de contribuir cualquiera que sea el precio. La lógica del mercado, cuando se ha asumido una posición de monopolio es defenderla a capa y espada. Los enormes beneficios de 2007 los están invirtiendo en comprar sus propias acciones. La mejor inversión de las petroleras son ellas mismas. Exxon, BP, Shell, Chevron y demás, las corporaciones más poderosas del planeta, van a impedir cualquier desafío al oro negro, cualquier alternativa que pueda mermar su poder.

La opacidad financiera ha favorecido la total impunidad del crimen y las mafias. Las mafias controlan sectores económicos, gobiernos y estados enteros. La codicia, la ceguera financiera, las indicaciones de Jeffrey Sachs y sus terapistas de Harvard y la perversa actuación del FMI-BM, propiciaron la sustitución de la burocracia estalinista por el crimen organizado en buena parte de los países del antiguo bloque soviético.

La criminalización del sistema aumentará con la crisis pues la única respuesta previsible en las condiciones actuales de capitalismo es más de lo mismo y sectores enteros de la economía caerán en manos de las mafias organizadas.

La propensión fascista empieza de nuevo a ganar fuerza en medio del desconcierto y la incertidumbre. Putin y su camarilla del KGB se han convertido en los capos máximos de las redes mafiosas rusas pero sus aspiraciones van más allá del manido papel del padrino de turno.

Con la inminente caída del dólar como patrón monetario y el absoluto descalabro de buena parte del actual andamiaje institucional, el capitalismo se encamina hacia derroteros inciertos en los que de nuevo asoman los viejos fantasmas del totalitarismo que ya estuvieron a punto de liquidar la civilización hace unas décadas.

Links:
Manifestaciones y protestas por todos los EEUU
Galbraith hijo y muchos economistas más contra el rescate.
El lunes negro 30/9/08

4 comentarios:

monsieur le six dijo...

Extraordinariamente claro e instructivo, como siempre. Gracias por tus artículos.

Anónimo dijo...

igualmente, felicidades por la información valiosa que nos presentas, es como ver el futuro y prevenirnos.
Gracias

Cordura dijo...

Espléndido blog.

¿No podemos saber nada sobre su autor/a/es...?

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

http://es.youtube.com/watch?v=ktBDj8VogPo

Todo el problema esta en el dolar como moneda mundial y el poder que tiene la reserva federal para emitirlo - creando de paso la inflacion , un impuesto escondido mundial-.
Aqui el economisca Max Keiser da algunas pinceladas interesantes